Prevén 12 años de cárcel para delitos contra libertad sexual

La sesión de la ALP se realizó el martes en la noche.
Foto: Jorge Mamani

 

Redacción central / Cambio

En el marco del proyecto de Ley del Código del Sistema Penal, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó los artículos referidos a los delitos contra la libertad sexual, que establecen sanciones a los infractores con privación de libertad de hasta 12 años. Entre ellos están el abuso sexual, corrupción sexual de niña, niño o adolescente y el acoso sexual. 

Uno de los artículos establece una pena carcelaria de tres a seis años y prohibición de concurrir a ciertos lugares o acercarse a la víctima a quien mediante intimidación, violencia física o psicológica realice con una persona de uno u otro sexo, sin su consentimiento, toques, caricias, manoseos de contenido o significación sexual, o le obligue a realizar o presenciar actos sexuales.

En este sentido, el proyecto señala que la sanción agravada será de siete a 12 años de prisión cuando la víctima sea niña, niño o adolescente, o persona con discapacidad grave.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, explicó que la diferencia entre abuso sexual y violación es que en el primero no existe penetración, pero que ambos delitos utilizan violencia física o psicológica, intimidación y no existe consentimiento, pero que en el caso de este artículo, los toques deben tener un contenido o significado sexual.

También será sancionada con privación de libertad de dos a cuatro años la persona que, valiéndose de una posición jerárquica en cualquier ámbito o aprovechando una relación de poder, solicite o exija una relación o acto de carácter sexual.

Para que se pueda comprobar ese delito debe existir hostigamiento o persecución, amenaza de producir daño o perjuicio, condicionamiento para la obtención de un beneficio o cualquier otro medio y uso reiterado de palabras, envío de mensajes de carácter sexual por cualquier medio.

El agravante es que la infracción sea cometida contra una niña, niño o adolescente y que el infractor tenga una posición jerárquica o relación de poder respecto a la víctima, por lo que será sancionado con prisión de entre cuatro y ocho años.