Anuncian acciones penales contra jueza por favorecer a exmilitar por caso Brinks

Durante la detención de atracadores.
Foto: Archivo

(Cambio Digital)

El Ministerio Público informó que el exmilitar, José Alfredo Pinto Talamac, sindicado de haber entregado las armas que fueron utilizadas en el atraco a mano armada a un vehículo de la empresa Brinks, fue beneficiado con la detención domiciliaria, por lo que apeló la resolución y anunció acciones penales contra la Jueza Mixto Público del municipio de San José, Sarita Maza.

“El Ministerio Público manifiesta su disconformidad con esta resolución infundada, a pesar que se demostró la probabilidad de autoría del sindicado, por lo que se tomarán las acciones penales correspondientes por prevaricato contra la autoridad jurisdiccional”, señaló el Fiscal Departamental de Santa Cruz, Freddy Larrea Melgar.

En la audiencia cautelar, los fiscales José Parra y Carlos Robles apelaron la determinación de la jueza, tras fundamentar la imputación con la exposición de 27 armas (26 pistolas y 1 revólver), además de un fusil, tres miras telescópicas, tres cargadores (dos largos y 1 corto) y municiones de diferentes calibres que fueron secuestrados en un operativo se realizó en el domicilio del sindicado, ubicado en la zona del estadio de Real Santa Cruz.

Además de los elementos colectados, el Ministerio Público detalló la declaración del co-imputado Julio César Hurtado (alias el Gordiño), quien aseguró que el exmilitar entregó el arsenal al grupo delincuencial que atracó al vehículo de la empresa Brinks en marzo del presente año, en la carretera a Puerto Quijarro.

El Ministerio Público acreditó la probabilidad de autoría del sindicado en la comisión de los delitos de asociación delictuosa, porte o portación ilícita de armas de fuego, lesiones graves y leves  y robo agravado, toda vez que se asoció con los principales autores del atraco.

Contrariamente a los indicios presentados por el Ministerio Público y la concurrencia de los riesgos procesales de fuga y obstaculización la jueza Maza fundó su determinación en una enfermedad renal que padecería el imputado, quien no presentó documentación idónea al respecto.

Según el representante del Ministerio Público, al momento de realizar el allanamiento el sindicado pretendía huir para no someterse al debido proceso por el asalto a mano armada al motorizado la empresa Brinks que transportaba 2.6 millones de bolivianos y la suma de 350 mil en dólares.

*Con datos de la Unidad de Comunicación de la Fiscalía General