El Mutún potenciará a Santa Cruz

Foto: Archivo
Maquinaria en el yacimiento del Mutún.

Gabriela Ramos

El Mutún es uno de los yacimientos de hierro más grandes del mundo, y desde hace décadas el pueblo cruceño demanda acciones para aprovechar esta riqueza. 

El 22 de enero, el presidente Evo Morales aseguró que el proyecto tiene financiamiento asegurado, y por primera vez su ejecución está más cerca de ser una realidad. 

“Esperamos pronto estar vendiendo productos industrializados de hierro en el departamento de Santa Cruz”, aseguró el Jefe de Estado.
De acuerdo con datos oficiales, se tienen comprometidos $us 451 millones para llevar adelante la Empresa Siderúrgica Mutún, que no sólo se dedicará a la extracción de hierro, sino que también procesará este recurso natural y le dará valor agregado a la riqueza boliviana. 

Sin embargo, las inversiones del Gobierno en Santa Cruz, para establecer una senda de desarrollo y crecimiento para la región, no sólo se circunscriben a este proyecto, sino que existen varios planes para ejecutar carreteras, vías férreas, hidroeléctricas, inversiones en el sector de hidrocarburos y para la agroindustria. 

Entre los proyectos desarrollados está el Corredor Bioceánico, que demandó un costo de $us 79 millones. 

A esta vía carretera se suma la vía férrea Motacucito-Mutún-Puerto Busch, que también se configura como otro ramal bioceánico, que vinculará al país con Paraguay y se constituirá en una importante ruta para la exportación de la producción cruceña y nacional. 

El Presidente anunció que se está gestionando la incorporación del ferrocarril Roboré-Puerto Carmelo Peralta como una alternativa.El desarrollo agropecuario de Santa Cruz también se ubica entre las proyecciones de avance que planificó el Gobierno para la región. 

Se planifica construir silos en Yapacaní, Cuatro Cañadas, Cabezas, San Pedro, San Julián, con una inversión de al menos $us 60 millones, aunque Morales aseguró que es necesario destinar mayores recursos a la agroindustria, y para ello se requiere debatir las prioridades. 

El potencial de generación de energía es otro eje de desarrollo, por ello el Gobierno hizo una inversión de $us 1.000 millones para generar cerca de 600 megavatios en Río Grande. 

El Presidente también mencionó el proyecto Rositas, que consiste en instalar ocho plantas hidroeléctricas en el departamento cruceño y en los límites del sector con otras regiones, como Cochabamba y Chuquisaca. Este proyecto es parte de la Agenda Patriótica 2025. 

El desarrollo hidrocarburífero es otro sector identificado por Morales como puntal del progreso cruceño. En esta área ya se ejecutó la planta separadora de líquidos de Río Grande, que demandó una inversión de $us 192 millones.

En este sector también se instaló la planta de GNL, que además de su valor como proyecto tiene un significado histórico, ya que los gobiernos neoliberales pretendían ejecutar este proyecto en puertos chilenos, pero el gobierno de Morales prefirió hacerlo en tierra boliviana. 

Gracias a esta determinación, el gas llega a más hogares bolivianos, y también una parte es destinada a la exportación. Ya no se beneficia solamente a los países que adquirían nuestros recursos naturales ‘a precio de gallina muerta’.  

Entre las inversiones más importantes, el Jefe de Estado identificó a Incahuasi-Aquío con $us 1.745 millones, además de los siete pozos que conforman Boquerón, con $us 88 millones, y también los recursos destinados a Elder Bell.