La capital oriental y su primavera musical

Niños de las misiones ensayan violín.
Foto: Embajada de España

Jackeline Rojas Heredia

Bolivia nació a la vida independiente con cinco departamentos, uno de ellos fue Santa Cruz, que posteriormente se convirtió en la capital del oriente boliviano. Tierra de enorme riqueza ecológica y cultural, comparte muchas de sus tradiciones y costumbres con Beni y Pando, entre ellas el taquirari, ritmo que nace en el pueblo indígena de Moxos, y crece y se nutre en la relación intercultural.

Esta melodía puede contagiar alegría o generar romántica nostalgia, como la que inspiró al compositor orureño César Espada cuando compuso Niña Camba. 

Hoy la tierra cruceña no sólo comparte el taquirari tradicional, sino que protege, replica y difunde la herencia musical de las Misiones de Chiquitos, que fue nutrida con el sentir de los pueblos originarios e interpretada en medio de la belleza arquitectónica y artística de poblaciones, como Concepción, San Ignacio, San José, San Miguel, San Rafael, Santa Ana, San Javier y todas las que integran la chiquitania. 

Es mérito cruceño el trabajo en equipo, guiados por la protección patrimonial y la salvaguarda de toda la riqueza cultural que poseen las poblaciones, de esa manera, autoridades estatales, municipales, departamentales, instituciones que trabajan para difundir las artes y la ayuda y asesoramiento de España a través de su Agencia de cooperación (Aecid) han hecho posible llevar adelante políticas de protección, preservación y fortalecimiento turístico en paralelo con festivales musicales, encuentro con grandes compositores y formación en artes que es posible también gracias a la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC), que impulsa el festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana.

Patrimonio
Las misiones jesuíticas forman parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad luego de recibir esa declaratoria en 1990. En 2001 se creó la Oficina Técnica del Plan Misiones con el apoyo de los municipios, las misiones, la Diócesis de Velasco, el Vicariato de Ñuflo de Chávez y más adelante el apoyo del Ministerio de Culturas y Turismo y el Gobierno Departamental de Santa Cruz. 

Desde entonces se ha fortalecido un modelo de gestión interinstitucional que articula las estrategias y programas puestos en marcha, como el Plan Misiones, como unidad gestora del sitio de patrimonio mundial. 

En 2007 se sumó la creación de la Escuela Taller de la Chiquitania como brazo formativo y productivo. Con la metodología ‘Aprender trabajando’, desarrollada en España y en Latinoamérica, la escuela taller se ha convertido en una de las experiencias emblemáticas en la formación integral de recursos humanos para la recuperación y preservación del patrimonio.

Contexto

  • Los proyectos en la  chiquitania son amplios y continúan fortaleciéndose, de acuerdo con la información otorgada por la Embajada de España en Bolivia y el alcalde de San José de Chiquitos, Germán Caballero.
  • El Goethe Zentrum de Alemania también apoya el desarrollo musical en la capital oriental.