Evo: Chile quiere aislarnos de la presidencia de la Celac

El presidente Evo Morales durante su participación en la IV Cumbre de la Celac en Quito, Ecuador.
Foto: Cambio

El presidente Evo Morales advirtió ayer que Chile desplegó una estrategia que busca aislar a Bolivia de la presidencia de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac) ante la eventualidad de que el Gobierno aproveche la plaza para potenciar su demanda marítima en la región.
“Lo que hacen algunos en Chile es (ver) cómo aislar a Bolivia de la presidencia de la Celac”, denunció Morales en alusión a las declaraciones del agente chileno en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Miguel Insulza, referidas a la presidencia pro témpore de la Celac en 2017.
Cuatro días después de que la Cumbre de la Celac, reunida en Quito, transfiriera para 2016 la presidencia del organismo a República Dominicana, ejercida durante el año precedente por Ecuador, Morales consideró como una agresión los dichos de Insulza respecto a la oposición de Chile a que Bolivia presida el organismo regional en 2017.
El agente chileno “hace honor a su apellido e insulta diciendo que Evo quiere usar la Celac”, deploró el Jefe de Estado en declaraciones a la ABI.
En un semanario sobre los desafíos del socialismo en Santiago, Insulza dijo el jueves que Bolivia “quisiera darle unos usos a la Celac que, a mi juicio, no son compatibles con la presidencia” del bloque regional.
Chile, que promueve de oficio la candidatura de la centroamericana Honduras, se opone a que Bolivia asuma la presidencia de la Celac en 2017.
“Chile está promoviendo una cierta rotación en la Celac que es necesario respetar. Apoyar a un cierto país no significa bloquear a otro”, sostuvo Insulza.
El gobernante boliviano dijo que en las declaraciones de Insulza ve un tufillo discriminatorio por su origen indígena. “Porque soy indígena, por eso nos discrimina”, sostuvo.
Consideró innecesario sin embargo cabildear en el terreno de la Celac para obtener apoyo a la causa marítima de Bolivia, más aún en momentos en que los países miembros del órgano regional respaldan explícitamente el derecho boliviano de acceder de manera soberana al océano Pacífico.
“Todos los países de la Celac apoyan el derecho de Bolivia de retornar al mar con soberanía”, enfatizó.
Fundada en 2011 por el expresidente de Venezuela Hugo Chávez, la Celac incluye a todos los países, menos Estados Unidos y Canadá, de la Organización de Estados Americanos (OEA) que Insulza, a nombre de Chile, presidió por una década, entre 2004 y 2014.
Lo mismo en la OEA, precisó Morales, el derecho marítimo boliviano ha sido y sigue siendo una causa. “Hay una resolución de la OEA para que Bolivia vuelva al mar con soberanía y sin compensación territorial”, afirmó.
Las declaraciones de Morales de este viernes y de Insulza, día antes, las primeras relativas al secular pleito marítimo boliviano chileno de 2016, se registran a seis meses de que la CIJ reciba la contramemoria de Chile para contestar la memoria con la que Bolivia demandó en 2014 a La Moneda la restitución de una salida soberana al Pacífico.
Mediterránea desde 1879, cuando Chile invadió su entonces puerto de Antofagasta, Bolivia busca por la vía pacífica y judicial que la CIJ obligue a país chileno a una negociación de buena fe y efecto vinculante para ceder una porción de costa que le permita acceder al mar por un corredor conectado con su territorio.
Chile adicionó por la fuerza a finales del siglo XIX 400 km lineales de costa de Bolivia y un espacio de 120.000 km2 de territorios con minerales que en la actualidad sustentan el erario público chileno.
Bolivia denunció de impuesto, incumplido e ilegal el tratado de 1904, que selló su encierro geográfico en 1904.
Mediante el vicepresidente Álvaro García Linera, Bolivia acusó a Chile de bloquear la candidatura boliviana a la presidencia de la Celac. Esta estrategia de Chile solo logrará “ahondar su aislamiento y su presencia en el ámbito internacional como un país agresivo y provocador”, señaló.