Tarija vive la fiesta, la fe y la renovación de promesas

Los chunchos durante su paso por la ciudad.
Foto: Web Senado

Jackeline Rojas Heredia / Cambio

Tarija celebra la fiesta de San Roque con la llegada de los chunchus promesantes y al son de cañeros, quenilleros y tamborileros. La fiesta  continuará hasta el 16 de septiembre, luego del recorrido por distintas parroquias.

La fiesta grande se encuentra en su auge con los chunchos que bailan por sus calles en agradecimiento a San Roque, santo al que le profesan devoción. 

El Ministerio de Culturas y Turismo, en coordinación con la Gobernación del departamento, gestiona en la Unesco la declaratoria de patrimonio cultural para la celebración.

En 2016, el Senado reconoció el valor tradicional y folklórico de  la fiesta tarijeña.

Inicio de la devoción
Se dice que San Roque fue un aristócrata que al igual que Francisco de Asís se despojó de sus bienes y se dedicó a ayudar a los enfermos y pobres, lo que le ocasionó que se contagie de lepra, entonces escondido en una cueva recibió el apoyo y alimento de un amigo fiel, su perrito, por eso se lo conoce como santo de los animales. La artista tarijeña Zemlya Soruco relató que el inicio fue  hace muchísimos años, por los leprosos que habitaban en una localidad llamada Lazareto, a unos 29 kilómetros de la ciudad, ellos llegaban cubiertos con una vestimenta parecida a la que usan los chunchos promesantes, cubriendo su rostro dañado por la lepra con la toca de plumas y un velo, en la mano llevaban una flecha de madera atada con cañitas para que la gente, al pasar ellos por la ciudad, les proporcione comida.

Autoridades municipales corroboran los datos históricos y añaden que años más tarde, un incendio acabó con el hospital y con todos los leprosos.

Los promesantes son los llanados chunchos y son exclusivamente varones que recorren las iglesias, danzan y piden sanación para las enfermedades.

Importante

  • El 16 de agosto comenzó la fiesta. Hay distintas actividades paralelas, como el concurso de los cañeros, de la empanada blanqueada y la aloja de maní, la carrera ciclística, la maratón contra el cáncer y otras. Tarija congrega a cerca de 5.000 promesantes.