Bolivia se movilizó y controlan incendio forestal en la cordillera de Sama

Efectivos de las Fuerzas Armadas, de la Policía Boliviana y voluntarios trabajan arduamente para sofocar las llamas en el cuesta de Sama.
Foto: Freddy López

LUIS FERNANDO CRUZ RÍOS  / Cambio

El control de las llamas en la cordillera de Sama, en el departamento de Tarija, se logró gracias a la participación de miles de personas y expertos de las Fuerzas Armadas (FFAA), de la Policía Boliviana, del Gobierno nacional, instituciones del Estado, la Gobernación, alcaldías y empresas privadas del territorio nacional.

Apenas se conoció de la intensidad del siniestro, el jueves en la tarde, el presidente Evo Morales instruyó al ministro de Defensa, Reymi Ferreira, movilizar helicópteros, carros bomberos, efectivos militares, policiales y especialistas para mitigar el incendio forestal que amenazaba con alcanzar las zonas periféricas de la capital tarijeña y municipios aledaños a la cordillera en llamas.

La Gobernación tarijeña oportunamente declaró zona de desastre, y la Dirección Departamental de Educación suspendió las labores educativas para preservar la vida y salud de los habitantes en la región afectada por las llamas y la intensa humareda.

Simultáneamente, el Órgano Ejecutivo conformó una comisión de emergencia constituida por los Ministerios de Defensa, de Medio Ambiente y Agua, de Hidrocarburos y de Salud.

Inmediatamente se movilizaron tres helicópteros, de los que dos fueron dispuestos para el transporte de agua y uno para el traslado de vituallas; un avión Hércules para el traslado de 160 bomberos de la Policía, SAR de varias regiones del país, 1.200 oficiales, suboficiales y conscriptos de la entidad castrense; dos carros bomberos, 10 cisternas, polvos químicos y espuma para apagar incendios de magnitud.

A eso se sumaron más de 30.000 voluntarios comunarios y habitantes del departamento de Tarija, para coadyuvar en las tareas de apagado del incendio. Rápidamente se organizaron, unos recolectaban las donaciones, otros preparaban los alimentos, otros se encargaron del transporte y el resto conformó inmensas cadenas humanas para el traslado de agua en botellas, bidones y en lo que se podía transportar el recurso hídrico.

El vicepresidente Álvaro García Linera expresó su admiración y felicitó la movilización nacional para hacer frente al incendio en la cordillera de Sama. “Saludamos la solidaridad del pueblo tarijeño y boliviano (…) Agradecer a todos los bolivianos del departamento, de nuestra provincia y los municipios de Tarija afectados”, manifestó.

Hasta el sábado en la tarde se controló el incendió y resta apagar los focos de calor que quedaron.

---------

Diseñan medidas de prevención y reparación de daños

Controlado el fuego en la cordillera de Sama se inició el diseño de un plan de prevención y reparación de daños a las comunidades afectadas por el siniestro, aseguró ayer el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera.

Explicó que inicialmente se ha dispuesto apagar los focos de calor que restan con personal especializado de las Fuerzas Armadas (FFAA) y de la Policía Boliviana para impedir que se reaviven las llamas.

Además, simultáneamente desde el Gobierno nacional, la Gobernación y los municipios tarijeños afectados suman acciones de apoyo y colaboración a las familias damnificadas por el incendio forestal. “Hay que tomar medidas preventivas y luego medidas reparativas para las personas que han sido afectadas por el fuego en sus viviendas, en sus chacos, para que esta tragedia no genere más problemas en la vida de las personas”, aseguró a los periodistas.

García Linera expresó su preocupación por el descuido de algunas personas que ocasionan incendios y afectan no solamente a la naturaleza y la fauna, sino a las personas, como el caso de un comunario y una cadete de la entidad del orden, por lo que instó a asumir todas las medidas de seguridad para evitar esos extremos.

------------

Gobierno asistirá a familias de víctimas fatales

El Órgano Ejecutivo, en coordinación con la Gobernación y municipios del departamento de Tarija, coadyuvará con las familias de Nedeira Condorset y del comunario Luis Mendoza, que perdieron la vida cuando realizaban tareas para impedir la propagación del fuego en la cordillera de Sama.

Los cuerpos del comunario Mendoza y de la cadete de la Escuela Básica Policial Condorcet fueron rescatados en la zona de Guerrahuayca, en el municipio de San Lorenzo, Tarija, hasta el mediodía del sábado.

El vicepresidente Álvaro García Linera recibió los cuerpos y se reunió con los familiares, y les aseguró que no serán abandonados. Señaló que la Policía Boliviana rendirá los honores correspondientes y cumplirá con lo que establece la ley, porque Guerrahuayca perdió la vida en cumplimiento de su deber de garantizar y proteger la vida de los bolivianos.

“Como institución debe resarcir económicamente lo que corresponde por ley. La cadete ha fallecido en cumplimiento a su deber y la Policía no debe abandonar”, manifestó el también presidente de la Asamblea Legislativa.

Más adelante se reunió con familiares de Mendoza, a quienes les expresó su solidaridad y les anticipó colaboración del Estado con una fuente de trabajo para la esposa. Además, el Gobierno construirá su vivienda con agua potable y para riego.

“Hay que tomar medidas preventivas para que no se repitan estos hechos en ninguna parte del país, son descuidos que generan grandes tragedias que hasta hoy se han llevado dos vidas, de la cadete policial, el cuerpo de un comunario que ha fallecido”, manifestó.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, confirmó que un helicóptero trasladó los restos mortales de la cadete Nedeira Condorset y a sus familiares hasta la ciudad de Potosí, donde recibirá los honores policiales y será sepultada.