“Toda mi familia le tiene un gran cariño a Viva Sports”

El periodista Édgar Tejerina junto con el trofeo de la Copa del Mundo, que llegó al país antes del Mundial de Brasil 2014.
Familia Tejerina

La Paz / Reynaldo Gutiérrez

Édgar Tejerina dirige una de las revistas deportivas más prestigiosas del país. Solo le falta llegar a Pando.

—¿A qué dedica su tiempo libre?
—Voy al gimnasio, ojo que solo hago cardio por recomendación médica, también voy al sauna, soy un empedernido saunero.
—¿Qué satisfacciones le dio el periodismo deportivo?
—Muchas. Me dio amigos, unidad familiar y servicio a algo que siempre me apasionó. También me brindó la oportunidad de servicio como presidente de los círculos de periodistas de Oruro, Cochabamba y Bolivia.
— ¿Los momentos amargos?
—Fueron difíciles. Cuando estuve enfermo y Dios me dio una segunda oportunidad de vivir que hoy la disfruto a pleno. Superé cuatro complicadas intervenciones quirúrgicas.
—¿Qué le motivó a crear Viva Sports?
—Mi sueño de tener un medio propio. Renuncié al periódico Opinión, aposté por la publicación de una revista y ya van 17 años en medio de sacrificios y satisfacciones. Hoy puedo decir que ya tiene edad y camina sola.
—¿Qué ganó con la revista?
—Consolidar mis deseos, amigos, muchos amigos y conocer el país. Solo me resta visitar Pando y demostrar consecuencia con algo que me apasiona todos los días.
— ¿Cuál fue la misión más difícil?
—Sostener la revista en momentos difíciles en la parte económica, pero la unidad familiar y el apoyo de amigos empresarios me permitieron continuar en el camino.
Las primeras ediciones fueron de manera quincenal. Íbamos con mi esposa y dos hijos a la imprenta el domingo a las cuatro de la mañana a compaginar, doblar y engrampar el tabloide de 16 páginas. Fue un trabajo de hormiga. Terminábamos a las seis, desayunábamos con los voceadores y luego a dormir todo el día... Eso selló un gran amor y cariño de mi familia por Viva Sports.
—¿Qué anécdotas recuerda?
—Cuando hicimos la primera revista se nos terminó el papel por haber desperdiciado tanto en las pruebas. Fue las 24 horas de ese día, junto a mi esposa tocamos las puertas de tantas tiendas en Quillacollo, hasta que encontramos una, y a falta de una guillotina cortamos las resmas con ayuda de un hilo.
Otra, la primera edición de la revista la vendimos en Oruro, cuando San José jugó con 20 de Agosto en su retorno a la Liga. La venta fue total. En el viaje, desde Cochabamba fuimos compaginando la revista en el bus, se sumaron los pasajeros. Me manché tanto con la tinta de los periódicos que mi cara estaba más negra. En eso un señor me dice: “Amigo dame un ejemplar”. Me acerco, era un amigo, nos fundimos en un abrazo. Yo estaba hecho un canillita...
—¿Cómo ve el fútbol boliviano?
—Pasando un difícil momento de transición, pero sin dirigentes que se desprendan de sus intereses económicos. Claro está que hay contadas excepciones. Hay gente que cumplió no solo su ciclo, sino que no aprobó en su tarea y sigue luchando por estar.
—¿Cuál es su sueño?
—Crecer más con la revista, extenderme más en el país y consolidarla totalmente para que tenga una larga vida.

--

Dato

Édgar Tejerina Casablanca es un periodista deportivo nacido en Oruro, tiene 61 años. Hoy es el director de la revista deportiva Viva Sports.