Festividad de la Virgen del Carmen impresionó con alegría y colorido

Miles de personas observan el paso de una fraternidad de morenada en El Alto
Foto: Jorge Mamani

 

Diego Ponce de León M.  / Cambio

La festividad de la Virgen del Carmen se celebró ayer con una masiva asistencia de la población para disfrutar de las danzas que 59 conjuntos folklóricos y al menos 17.000 folkloristas representaron en la entrada de la 16 de Julio.

Los actos comenzaron desde temprano con una celebración religiosa, la misa en honor a la Virgen del Carmen y la participación del consejo de amautas, que hizo rituales andinos antes de dar pie a la entrada folklórica.

El primer conjunto partió desde inmediaciones del surtidor Genex de la zona Villa Esperanza a las 09.00, y cerca de las 11.00 atravesó el palco oficial que se instaló cerca de la Línea Azul del Teleférico.

Miles de personas se situaron a lo largo del trayecto por la avenida Juan Pablo II, la avenida Alfonso Ugarte, la plaza Libertad y la avenida 16 de Julio para finalizar en la plaza La Paz.

Fueron 59 grupos de danzas pesadas, livianas y autóctonas que participaron en la trigésima tercera versión de la entrada, en la que participaron entre 17.000 y 18.000 bailarines y músicos, según Bernabé Torrejón, presidente de la Asociación de Folkloristas 16 de Julio.
La ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, sostuvo que la tradicional entrada folklórica es la unión de culturas e identidades. En la ocasión, anunció que esa cartera de Estado trabaja para darle un sentido patrimonial a la festividad y promocionar el evento como destino turístico para el mundo.

“Esta fiesta es integración en su totalidad porque gente de distintas provincias llega aquí a participar con sus danzas autóctonas. Los alteños nacimos con las raíces ligadas en las provincias porque ahí nacimos o somos hijos de quienes vivieron en ellas”, indicó.

Carla Villalba Charcas, Reina del Folklore 2017 y representante de la festividad, señaló que la entrada mejoró en varios aspectos, y destacó la presencia de varios extranjeros, “lo que prueba que hay una admiración y respeto por nuestra cultura”.