La Policía asciende y despide con honores a Carlos Gutiérrez

Una sencilla ceremonia de amigos y familiares dio el adiós a Lorena Tórrez.
Foto: El Día

 

Cambio Digital

El teniente Carlos Gutiérrez, que recibió el ascenso póstumo de capitán, fue despedido con honores por sus camaradas y familiares.

El Comando Departamental de Santa Cruz lo declaró héroe por haber caído en cumplimiento de su deber.

“Quiero entregar este estandarte nacional a la señora madre para que acompañe el cortejo fúnebre y quede en constancia simbólica que estamos entregando a un verdadero patriota, a un héroe de la defensa de la seguridad ciudadana, de los derechos de la población cruceña y el pueblo boliviano”, manifestó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Gutiérrez fue herido de muerte por los delincuentes cuando participaba en un cerco de seguridad en inmediaciones de las avenidas Velarde e Irala para preservar la vida y seguridad de los conductores y transeúntes que circulaban por esa zona.

El titular de Gobierno dijo que Gutiérrez, cuyos restos reposarán en un camposanto de Quillacollo, Cochabamba, fue uno de los policías más aventajados de su generación, mostró  honestidad y una innata vocación de servicio.

 

Despedida de los familiares

En una ceremonia íntima y sencilla, los familiares y amigos de la gerenta administrativa de la joyería Eurochronos, Ana Lorena Tórrez, asesinada en el frustrado atraco a esa orfebrería, la despidieron ayer con mucha congoja y dolor en el cementerio general de la ciudad de Santa Cruz.

“Es muy triste despedir a una persona llena de talento y de vida, ella hablaba cinco idiomas y estaba planeando su matrimonio para dentro de un mes”, explicó la amiga de Tórrez, Sara Seoane.

El jueves, Bolivia vivió el episodio más violento de su historia penal cuando una célula del mafioso brasileño Primer Comando Capital (PCC) intentó asaltar una joyería en la ciudad de Santa Cruz, que saldó con la muerte por bala de una empleada del establecimiento, un teniente de policías y tres de los cuatro atracadores.

En el salón velatorio y en el cementerio, los familiares de Tórrez pidieron privacidad a los medios de comunicación para darle el último adiós a la infortunada.

El silencio se apoderó de esa instalación después de la misa de cuerpo presente y las tareas que se realizaban para transportar los restos mortales hasta el camposanto.

El llanto y la consternación rompieron el silencio el momento en que el féretro fue levantado para ser llevado hasta el vehículo funerario. En la calle, decenas de vecinos se sumaron al dolor de la familia.

El abogado de Tórrez, Adhemar Suárez, dijo que se espera un informe preciso de balística porque se manejan dos hipótesis que indican que el disparo se produjo desde una parte superior o que fue producto de la metralleta de su captor. “Quiero equivocarme menos y tener más certezas”, manifestó.

Tórrez fue tomada como escudo humano por uno de los delincuentes, fue impactada por un disparo de arma de fuego que le ocasionó la muerte. (ABI)