El valle chapaco celebra a compadres con algarabía

Jackeline Rojas Heredia / Cambio
Junto a los primeros frutos de una suntuosa cosecha, al valle tarijeño le llegó la algarabía jocosa de celebrar a los compadres, quienes, y según la costumbre, tendrán un año de éxito y fortuna debido a que ayer fue un día lleno de sol con algo de amenaza de lluvia.
La fiesta abre el calendario festivo y de acuerdo con historiadores y sociólogos es heredada de la época de la Colonia, pero adaptada con matices y costumbres de las diferentes regiones del país. Con el tiempo ha quedado más arraigada en la zona del valle, Tarija, Cochabamba y Sucre. Ayer tanto en oficinas públicas como privadas de Cochabamba, los varones fueron agasajados, al igual que en algunos locales de La Paz, aunque muchos confunden la celebración con un pase libre al excesivo consumo de alcohol.
Compadres tarijeños
El festejo de los compadres fue completo en la tierra andaluz, y la celebración se hizo en la plaza principal Luis de Fuentes de ese departamento. Según el antropólogo Wilfredo Camacho, la fiesta chapaca tiene identidad. “Si bien es herencia de la Colonia, las tortas son un elemento único en Tarija. Ellos se hacen compadres y comadres mediante los regalos, como una forma de acrecentar su sentimiento de afecto y ayuda mutua y de solidaridad en las buenas y en las malas”, explicó.
La torta es un símbolo para que quien la recibe devuelva al año con otra cosa y así afianzar la relación de amistad que exista entre las personas o entre parejas.