Planta Chuquiaguillo otorgará agua potable a 700 mil paceños

Planta de tratamiento de agua potable en Chuquiaguillo, La Paz.
Foto: Vicepresidencia

Con una inversión superior a los 321 millones de bolivianos, la planta de tratamiento de agua potable de Chuquiaguillo se perfila como un proyecto que solucionará la demanda de agua de tres distritos de la ciudad de La Paz.
“La obra de servicio de agua potable es la más grande en los últimos 30 años, y aunque dotar de agua potable es competencia de las alcaldías y de las gobernaciones, hemos visto que, en general, van muy lento, por eso invertimos desde el Gobierno”, afirmó el vicepresidente Álvaro García Linera, quien inspeccionó el proyecto.
La construcción de la planta demanda una inversión de 58,9 millones de bolivianos y la instalación de la red principal y secundaria se la ejecuta con una inversión de 123,5 millones, lo que hace un total de 321,5 millones, de los cuales el Ministerio de Medioambiente y Agua aporta el 84% y el Gobierno Municipal de La Paz el 16%.
La planta de tratamiento de agua es considerada la más moderna del departamento paceño, procesará 300 litros por segundo, es decir un turril y medio por segundo, y es amigable con el medioambiente, ya que tiene tres fuentes de generación de energía eléctrica, entre las que se destaca la hídrica, que aprovechará la caída de agua que favorecerá a unas 700 mil personas en la ciudad.
Asimismo, se construye la represa de Hampaturi Alto, en hormigón de masa, con una altura de 45 metros, en la que se invierten 139 millones de bolivianos, que será visitada próximamente por el mandatario de Estado.
La autoridad también indicó que el proyecto beneficiará a la ciudad de El Alto porque en la actualidad existe una rama que alimenta a la ciudad de La Paz.
Con la construcción de la represa de Hampaturi Alto, ya no será necesaria esta alimentación de agua alteña, lo que beneficiará a esta urbe porque se le devolverá un mayor flujo del líquido, según datos de la Vicepresidencia.
El mandatario de Estado también explicó que el agua de la represa de Incachaca pasará directamente a la planta de Chuquiaguillo, con la que se dotará agua potable a la zona Periférica, donde hay de 150 juntas vecinales, además de los habitantes de la zona Achachicala.