[Opinión] Bolivia y argentina retoman negociación en electricidad

Willy Franz Acarapi Sullca

El presidente Evo Morales trazó el objetivo de convertir a Bolivia en el corazón energético de Sudamérica, y para esta finalidad se programó una inversión histórica de alrededor de $us 30.000 millones para el período 2016-2025 con la finalidad de generar alrededor de 15.000 megavatios (MW) principalmente orientados a la exportación.

En el marco de las negociaciones que el Gobierno boliviano impulsa hace más de dos años para la integración energética con los países vecinos, esta semana se tiene previsto el encuentro entre los ministros de Energía y Minería de Argentina, Juan José Aranguren, y su similar boliviano de Energías, Rafael Alarcón, posiblemente en la ciudad de Buenos Aires.

Tal como señaló Alarcón la anterior semana, la reunión será para tratar el contrato de compra y venta de electricidad, plazos y oportunidades. A este encuentro también se añadirá la cooperación del vecino país en la implementación de centros de medicina nuclear, proyecto que es ejecutado en la ciudad de El Alto con la rusa Rosatom.

El acercamiento entre las autoridades de energía de Bolivia y Argentina cobra singular relevancia porque avizora el primer contrato de exportación de electricidad que firmaría el Estado Plurinacional, tomando en cuenta que el objetivo, según reiteró el Gobierno desde 2016, es consolidar este año la venta inicial de por lo menos 80 MW a 100 MW, y en el mediano plazo, es decir hasta 2020, unos 1.000 MW.

Un reciente informe de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Electricidad (AE) señala que en estos días la demanda de electricidad alcanza a 1.400 MW, mientras que la oferta supera los 1.600 MW, por lo tanto existe un remanente real de 200 MW.

En la agenda de negociaciones también están Brasil y Perú, entre otras.