Industrialización de quinua gana terreno en los productores

Foto: Maribel Condori
Productos derivados de la quinua, como el budín, fideos y hasta champú.

Maribel Condori Monrroy 

Ahora el mercado no solo ofrece productos tradicionales, sino también alimentos con alto valor nutritivo y libres de gluten, como los fideos, harinas, budines, flanes, pipocas, sopas instantáneas, todos  elaborados con quinua orgánica.

El director del Centro Internacional de la Quinua (CIQ), Édgar Soliz, informó a Cambio que en varios departamentos de Bolivia un importante número de plantas industriales innovó su producción con el fin de incentivar el consumo masivo de quinua y recuperar la baja de precios del alimento. 

“La industria nacional ha desarrollado la transformación del grano de oro y ha ido diversificándolo en variedad de productos nutritivos, que se comercializan en Bolivia y se los exporta a Estados Unidos y países de Sudamérica y Europa”, dijo.  

Enfatizó en que primero salieron los fideos y la harina, y ahora también se ofrecen whiskys, cervezas, energizantes e inclusive champús y cremas hidratantes para la piel.

Industrialización, exportación y productores 
Anapqui (Asociación Nacional de Productores de Quinua) es una entidad conformada por más de 2.500 familias dedicadas a la producción del alimento. Desde hace más de 30 años se dedica a la exportación del cereal, y desde 2016 también a elaborar fideos, harina precocida, flanes, budines, pipocas y frescos instantáneos. 

“Distribuimos toda nuestra línea de productos en La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba y Santa Cruz. En cada uno de estos departamentos, los fideos, principalmente, han tenido una excelente aceptación”, explicó la jefa comercial de Anapqui, Nemesia Tola.

Por las bondades nutritivas que contienen sus alimentos, la planta recibió propuestas para trabajar no solo en el mercado nacional sino también internacional.

“Nos vinieron a visitar personas del extranjero. Al conocer y probar los fideos demostraron su interés en comprarnos 50 contenedores (cada uno de 8.000 a 10.000 kilos) para España. Por el momento, nuestro volumen de producción es de 20 toneladas (por) mes. Estamos analizando cómo cubrir esta demanda”, indicó la subgerente de la planta quinuera, Tania Quispe Mendoza.

Tola añadió que el año pasado Anapqui vendió una partida de fideos al mercado externo, y para este año se negocia llegar a Estados Unidos, California, Los Ángeles, e Italia.

Anapqui lanzó los productos en 2016, pero para 2017 vio la necesidad de variar la presentación. Por ello, desde hace más de un mes renovó la imagen y el tipo de los envases. En el caso del fideo, por ejemplo, se reemplazó la caja por la bolsa nailon (transparente con anaranjado), que permite apreciar aún más la calidad y las características nutricionales del alimento.

La baja de precios en el mercado quinuero
Según Tola, Anapqui también se ha visto afectada por la baja de los precios de la quinua. Sus exportaciones se redujeron, y ante esta circunstancia recurrió a la alternativa de ingresar al mercado nacional con productos industrializados, ecológicos y de calidad.  

“El precio del quintal ha bajado, y además existe poco consumo de quinua en el país. Muchos están acostumbrados a productos como el fideo, entonces Anapqui también ofrece la opción del fideo pero de quinua, sin gluten, saludable y de rápida cocción”, añadió.

Desde esta semana, los productos de la planta quinuera, principalmente los fideos, estarán a la venta en el supermercado Ketal, en los puntos ecológicos Irupana, locales de abarrotes y tiendas de barrio. 

Los precios varían. La bolsa de 250 gramos (g) cuesta Bs 11, la de 400 g Bs 16, y la de 1 kilógramo (kg) Bs 30. En tanto, una caja de flan, budín o fresco se puede adquirir entre Bs 6 y Bs 8. Las pipocas están entre Bs 2 y Bs 13, y la harina de 1 kg a Bs 30.

“Invito a todo el país a consumir los deliciosos y saludables fideos, harinas, flanes y budines que ofrece Anapqui. Al adquir nuestros productos damos empleo a muchas familias bolivianas”, convocó la jefa comercial de planta quinuera Anapqui.