Tiquipaya, en los ojos del mundo

Foto: Cambio
Integrantes de la delegación chilena que asiste a la conferencia.

 

Roberto Medina Buezo

Luego de un viaje de casi 18 horas por carretera, al menos 15 ciudadanos chilenos, representantes de diversas organizaciones de izquierda y procedentes de Arica en su mayoría, llegaron el domingo en la noche a la ciudad de Cochabamba para participar en la Cumbre de los Pueblos.

Los delegados harán conocer sus puntos de vista respecto a los muros en las fronteras y a la ciudadanía universal como una propuesta de integración de los pueblos.

“Venimos a demostrar que en los pueblos de Latinoamérica la unión es posible y que las divisiones físicas y mentales, como los muros y la xenofobia, pueden ser eliminados”, aseguró Gonzalo Sánchez, visiblemente emocionado por llegar a Bolivia por primera vez y con la expectativa de conocer al presidente Evo Morales.

De igual manera, una pareja de ciudadanos argentinos tampoco quiso quedarse indiferente ante la posibilidad de debatir sobre la ciudadanía universal y un mundo sin muros e hizo todo lo posible por llegar a Tiquipaya.

Expresidentes, líderes mundiales y representantes de organizaciones sociales acudieron a la convocatoria que hizo el presidente Evo Morales el mes de marzo, y desde el domingo por la mañana empezaron a llegar al municipio de Tiquipaya.

“Estamos contentos de recibir a tanta gente en nuestra linda ciudad de Tiquipaya. Acá disfrutarán de nuestra comida, la danza, las tradiciones y seguro se van a llevar una gran impresión, como en las otras dos cumbres”, aseguró Alicia Choque, una mujer que se gana el pan del día ofertando la gastronomía del valle cochabambino.

Desde el domingo la vida cambió en Tiquipaya. Personal de la Alcaldía realiza la limpieza de las calles y la poda de los árboles.
Policías, a pie y en motocicletas, patrullan las calles para brindar toda la seguridad a los pobladores y a los invitados especiales.

Ya en el campus de la Universidad del Valle, los estudiantes tratan de continuar con sus actividades educativas, pero se distraen por el intenso trajín de periodistas, organizadores y autoridades de Gobierno que están pendientes de todos los detalles para garantizar el éxito del evento.

“Nuestro campus es tranquilo porque está alejado de la ciudad (a casi media hora), pero estos días todo está bien ajetreado. Esta mañana (por ayer) pude ver por primera vez al presidente Evo y nos dicen que vendrán muchas personalidades. Espero que las clases se suspendan para asistir al evento, ya que será lindo y lo vamos a recordar por siempre”, relató Carla Jordán, estudiante de Informática.

“Como estar en casa”

A tiempo de destacar la importancia de la temática de la conferencia, Freddy Ehlers, exministro del Buen Vivir de Ecuador, dijo que se sentía como en su país, en especial en Quito, al llegar a Cochabamba. “Es casi igual que Quito, con montañas y valles, incluso la altura de la ciudad, lo que demuestra que al final todos somos iguales, con una identidad común”, dijo.

--------------------------------------------

La respuesta a la convocatoria fue positiva

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, expresó su satisfacción por la respuesta positiva que tuvo la Conferencia Mundial de los Pueblos en cuanto a la convocatoria, puesto que más de 2.200 personas, entre nacionales y extranjeras, se acreditaron ayer para  participar.

“La población de Tiquipaya se ha mostrado muy hospitalaria, y agradecemos el apoyo que está dando para que la cumbre resulte un éxito”, dijo.

De acuerdo con información proporcionada por la Cancillería, la Conferencia Mundial de los Pueblos desarrollará su trabajo en cuatro mesas en simultáneo que analizarán cinco ejes: 1. Causas estructurales y sistémicas que provocan la movilidad humana de un Estado a otro; 2.

Impacto del cambio climático, la crisis económica, las guerras y las políticas intervencionistas sobre los flujos migratorios; 3. Contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos; 4. Estrategias conjuntas para la observancia, protección y ampliación de los derechos de los migrantes, refugiados y sus familias, y 5. Propuestas para la construcción de una ciudadanía universal articuladora de las identidades plurales de los pueblos y la soberanía de los Estados.