“Le agarré miedo a viajar en avión”

Diego Cabrera junto a su esposa y sus hijos. Una selfie familiar. Es un hombre hogareño.
Familia Cabrera

Diego Cabrera tiene 35 años, pero sigue haciendo goles. Jugó en otros países y viajó mucho, pero también pasó feos pasajes en los vuelos.

—¿A qué se dedica cuando está fuera de la cancha?
—A estar con mi familia, con mis hijos jugando play station o salir a dar un paseo. No pensamos tanto en viajar por los tantos viajes que hicimos en tiempos pasados. En lo personal, no me gusta mucho hacerlo porque le agarré miedo a viajar en avión.
—¿Por qué?
—Antes subía y viajaba normal, ahora le agarré un poco de miedo. En los últimos tiempos me pasaron varias cosas complicadas, pero gracias a Dios sin consecuencias.
—¿Qué pasó y cuándo?
—Las fuertes convulsiones encima del avión son las que a uno le aterran. Uno de esos soy yo.
Una fue en Lima cuando venía de Colombia, el aterrizaje fue en medio de tanta humareda. La otra fue cuando iba yendo a jugar una Copa Sudamericana con Itagüí, en un día de lluvia el avión se comenzó a mover muy feo, fue una de las peores experiencias, cada vez que nos acercábamos a aterrizar el avión se sacudía más fuerte y se iba, parecía que estaba en picada, cuando llegamos a la pista golpeó fuerte y el miedo nunca se me pasó. Ese momento recuerdo cada vez que subo a un avión.
—¿Cocina?
—No soy de los mejores, pero sí le meto a la cocina. Cuando estaba en Colombia pedía la receta, hago locro de pollo, sopa de maní, carne y pollo al horno, estofado de carne y otros platos.
—Parece un chef internacional…
—(Sonríe) No, no soy especialista, pero me defiendo. Los que degustan son mi familia y amigos.
—¿Qué le dio el fútbol?
—Soy un agradecido porque conocí a muchas personas, fui amigo antes que futbolista, y conocí muchos lugares, eso me enseñó a valorar las cosas.
En el fútbol hay alegrías y tristezas, y éstas duelen más, pero te enseñan a afrontarlas y a prepararte para la revancha que está a la vuelta de la esquina.
Los futbolistas necesitan de oportunidades para seguir luchando en el fútbol. Hoy me pone contento ver a Darwin Peña, Joselito Vaca, Ronald Raldes, el ‘Picante’ Pereyra, que son experimentados, pero siguen dándole amor al fútbol con otro sabor, y no dejan de correr, parece que tuvieran 16 años. Le dieron mucho al fútbol y siguen dándole, eso me entusiasma mucho.
—¿Después del fútbol qué viene?
—Si Dios y la Virgen me permiten, seguiré la carrera de técnico o ayudaré a gente joven que tenga el deseo de salir adelante, estaremos prestos para eso.
—¿Qué anécdota recuerda?
—Me gustaba hacer reír a mis compañeros. En las concentraciones les apagaba la luz y me escondía debajo de la cama, les escondía el celular, en la Selección mi víctima era Ronald Raldes, un gran amigo y compañero.
—¿Qué sueña?
—Seguir en la carrera del fútbol, tratar de ser goleador de otro equipo, jugar otra Copa Libertadores y ser campeón con Always Ready.

--

Dato

Diego Aroldo Cabrera Flores. Futbolista cruceño de 35 años. Debutó en 1998 en Oriente Petrolero. Fue parte de la Selección boliviana en 18 partidos.