Premio a la excelencia impulsa a empresas para competir en el exterior

Min. Desarrollo Productivo.
Trabajadores de la empresa Enabolco realizan galvanizados.

Durante la presentación de la quinta versión del Premio Nacional a la Excelencia para el Vivir Bien, el miércoles, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Eugenio Rojas, destacó que este incentivo hace que grandes empresas del país compitan en el exterior.

El director general de Servicios y Control Industrial del Viceministerio de Producción Industrial a Mediana y Gran Escala, dependiente de la cartera de Desarrollo Productivo, Luis Siles Castro, explicó que el modelo de este galardón está basado a partir del Premio Iberoamericano de la Excelencia, es decir, se rige en parámetros técnicos internacionales.

En ese marco, en las cuatro anteriores versiones del premio, se distinguieron a 56 unidades productivas con el primer, segundo y tercer puesto.

De ellas, las empresas cochabambinas Enabolco LTDA (especializada en construcciones metálicas, galvanizado y fabricación de perfiles y vigas de acero) y Coronilla SA (conocida por sus pastas y cereales), ganadoras en 2013 y 2015 del sello de oro de la categoría Unidades Productivas Medianas y Grandes, lograron competir con empresas internacionales en el Premio Iberoamericano.

La compañía Eminlaga SRL (caracterizada por su producto Mamut, pisos amortiguantes fabricados de reciclados de llantas), ganadora en 2014 del sello de plata de la categoría Innovación Productiva, fue galardonada como empresa de mayor impacto de las américas en el Concurso Talento e Innovación de la OEA, donde disputó con más de 3.000 proyectos de 34 países. Además, este 2017 figura en la lista de los finalistas del Premio Latinoamérica Verde.

El gerente general de esta firma, Manuel Laredo, explicó a Cambio que con el proyecto Mamut la empresa mejoró la calidad de vida de 500.000 personas, generó más de 80 parques ecológicos en 20 ciudades de Bolivia reutilizando cauchos de alrededor de 66.000 llantas.

"Competir a nivel internacional representando al país es un orgullo muy fuerte (…) Mamut es una iniciativa privada que se fortaleció con los premios que ha ganado y también con el Premio Nacional a la Excelencia, el cual le permitió competir y demostrar la calidad que genera tanto a nivel local, nacional e internacional", comentó el empresario cochabambino Manuel Laredo.

El Premio a la Excelencia es el máximo reconocimiento que el Estado Plurinacional de Bolivia otorga a las unidades productivas públicas y privadas, grandes y pequeñas.

De acuerdo con Siles, en las cuatro versiones, entre 2013 y 2016, se generaron dos tipos de impacto.

El primero llegó a las empresas ganadoras que, al utilizar el sello otorgado en sus productos, demuestran a Bolivia y al mundo que cumplen con estándares de calidad.

Y el segundo influyó en empresas que se animaron a participar no necesariamente para ganar, sino para recibir capacitación gratuita y un informe de diagnóstico con la finalidad de mejorar su estructura empresarial.