Evo: La justicia social es un requisito para la paz regional

El presidente Evo Morales durante su exposición en la Cumbre de la Celac.
Cambio

Es obligación de los países de la región precautelar el patrimonio de América, que es la paz, pero no se puede hablar de la misma si no viene acompañada de la justicia social.
La reflexión fue realizada ayer por el presidente Evo Morales, quien participó en la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se realizó ayer en Quito, Ecuador.
“Si nosotros no acompañamos a la paz con una justicia social, en vano podemos pregonar que va a haber paz en América Latina. Si no va a haber igualdad y los pueblos no van a tener dignidad y sobre los Estados no vamos a tener soberanía, en vano podemos seguir pregonando una paz social”, dijo.
Para alcanzar esta meta, afirmó que es necesario cambiar las políticas económicas y sociales para que la población tenga acceso a los servicios bá- sicos y que no existan injerencias externas en las políticas internas de los países.
En ese sentido, recordó que la Celac nació con ese objetivo, el de liberar a los países de Latinoamérica y el Caribe de la dominación imperial.
La Celac fue creada el martes 23 de febrero de 2010 en sesión de la Cumbre de la unidad de América Latina y el Caribe, en Playa del Carmen (México). Posteriormente, en la Cumbre de Caracas (Venezuela), realizada los días 2 y 3 de diciembre de 2011, quedó constituida definitivamente como un organismo que promueve la integración y desarrollo de los países latinoamericanos y caribeños.
“Si queremos esa paz con justicia social en nuestros países, no pueden gobernar banqueros, ni empresarios, ni transnacionales; aquí presidentes, gobiernos democráticamente electos sean de la derecha o izquierda. Y tenemos que liberarnos de toda forma de las transnacionales”, añadió Morales.
EJEMPLO LOCAL Durante su exposición, el Jefe de Estado compartió las experiencias de Bolivia en los ámbitos políticos, económicos y sociales. Explicó que cuando asumió la presidencia hace 10 años, Bolivia estaba dominada por una democracia occidental, patriarcal, colonial, con un modelo neoliberal sometido a una dominación imperial.
La lucha por sacar al país del fondo en el que se encontraba inició con la voluntad de liberarse de Estados Unidos y de organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI). Luego se procedió a recuperar los recursos naturales para que sean administrados por el Estado y la modificación de la Constitución Política del Estado con la participación del pueblo boliviano.
Entre los resultados alcanzados, es una Bolivia fuerte económica, social y políticamente, logrando metas (reconocidas por organismos internacionales) como la reducción de la extrema pobreza y la rebaja continua del precio de los servicios básicos, todo ello tras 10 años de gestión, además de una Asamblea Legislativa en la que más del 50% de los integrantes son mujeres.
Tras su exposición (seguida de una ovación de aplausos), el presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que Morales es una inspiración para todos, ya que además de ser el primer presidente indígena de Sudamérica, mantiene a Bolivia con indicadores económicos y sociales en niveles óptimos.
Morales aprovechó su estadía para sostener encuentros con los presidentes de Perú, Ollanta Humala; de Venezuela, Nicolás Maduro, y el vicepresidente de Honduras, Ricardo Álvarez.