“Soy orureño, pero me convertí en wilstermannista”

Alejandro Cámara en pleno concierto. Es un cultor del folklore boliviano e hincha de Wilstermann.
Facebook Cámara

La Paz / Karen Nina Pino

Alejandro Cámara reside en Cochabamba, donde sigue formando a charanguistas. Actualmente sus hijos dirigen el grupo Semilla. Le gusta el fútbol y manejar bici.

—¿Cómo empezó su carrera musical?
—Desde muy joven me dediqué a la música, pero al charango desde 1971. Obtuve el primer premio en categoría juvenil en un concurso de charango auspiciado por la Prefectura de Cochabamba, ése fue el inicio de mi instrumento. En 1980 fundé la escuela musical Cámara, hasta ahora he preparado a muchos valores dentro del área del charango, pensando mayormente en la niñez y la juventud. 
—¿Por qué escogió el charango?
—Me gustó por el sonido muy especial que tiene, y además porque es un patrimonio nuestro, es parte de la propia esencia del folklore boliviano, siempre está como corazón de todos los instrumentos. Hasta ahora sigo con el entusiasmo de darle más fuerza, por eso al concierto de La Paz le llamé Charango al mundo, para que a partir de ahí se encuentre un poco más allá de nuestras fronteras. 
—¿Cómo ha sido la parte de la enseñanza?
—Siempre ha sido simultánea la interpretación y la enseñanza. En estos años he creado como un sistema gráfico con el que he tratado de hacerme entender, a éste le acompaña el CD y pronto va a salir con DVD. Mi objetivo es que lleguen a interpretar igual que en un CD. No quiero adoctrinarlos, simplemente pretendo dar algunas bases para que luego cada uno adquiera su propia personalidad en el charango. 
—¿Qué grupos ha formado?
—En el inicio, he formado con mis hermanos el Quinteto Cámara, incluso grabamos en Discolandia, también conformé otros conjunto, como Yareta. Al que más he dado fuerza ha sido el grupo Semilla, primero con mis hermanos, luego con mis hijos, que ahora están a cargo, Fernando y Lucero, en primera voz, también César y los muchachos de Semilla. 
—¿Cómo ha sido la experiencia con Semilla?
—La mejor experiencia que tuve fue cuando los vi a mis hermanos menores, después de haber compartido un tiempo, y sin darme cuenta en un abrir y cerrar de ojos aparecí en un escenario con ellos ya jóvenes. Tal vez eso me ha dado mayor incentivo para formar a otros jóvenes.
—¿Practica algún deporte?
—Me hubiese gustado practicar varios deportes, pero manejo bicicleta, ése es mi deporte principal. Por ejemplo siempre retorno a mi casa en mi bici, como es planito aquí en el valle (Cochabamba), me agrada mucho. Es el único deporte que tengo, pero no lo hago porque debo hacerlo, sino que se ha convertido en algo natural para mí, porque entrar en movilidad a la ciudad es un problema, casi como en La Paz.

--

“SE TIENE QUE INCENTIVAR EL DEPORTE DESDE LA NIÑEZ Y CON DISCIPLINA”

“El fútbol es una pasión de todos, pero yo creo que Bolivia necesita tener un semillero de difusión y también entrenadores, como cuando estaba comenzando la Academia de Tahuichi, en Santa Cruz, de la cual nacieron grandes valores. Se tiene que incentivar el deporte desde la niñez, además de disciplina, que es lo que más nos falta, debemos tener como ejemplo las escuelas que vemos en Brasil.
Si recurrimos al campo, a las provincias, podemos encontrar grandes valores, pero alguien tiene que empezar a seleccionar. Las autoridades deben apoyar el deporte, y sería lindo que también den ese mismo apoyo a la cultura. Yo tengo fe de que un día el equipo boliviano va a ser grande. Me gusta mucho el fútbol, mi pasión es desde ya Bolivia y también Brasil.
Yo soy orureño de nacimiento, pero cochalo de corazón, ya vivo acá desde que tenía un año, entonces de por sí me he convertido en wilstermannista”. 

--

Datos

Alejandro Cámara Medrano nació el 26 de noviembre de 1950, en Oruro. Es un prestigioso charanguista boliviano y fundador del grupo Semilla.