Rusia veta resolución de ONU sobre ataque químico en Siria

El embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Vladimir Sfronkov, alza su mano para vetar la resolución.
Foto: XINHUA

 

(Naciones Unidas, EEUU / EFE).- Rusia vetó ayer en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución presentada por Estados Unidos (EEUU), Francia y el Reino Unido para condenar el ataque químico de la semana pasada en Siria y pedir al régimen que colabore con la investigación.

El texto recibió 10 votos a favor, 3 abstenciones y 2 votos en contra, de Bolivia y Rusia, que hizo valer su derecho de veto como miembro permanente.

Se trata de la octava ocasión en la que Moscú bloquea una resolución sobre Siria en el Consejo de Seguridad desde el inicio de la guerra en Siria.

En varias ocasiones, su postura fue respaldada por China, que ayer se abstuvo junto a Kazajstán y Etiopía.

Justo antes de la votación, el embajador ruso, Vladimir Safronkov, criticó por inoportuno el momento elegido por las potencias occidentales para votar el texto.

Safronkov aseguró que el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, propuso a su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, que los dos países envíen a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) una comunicación conjunta para que manden expertos a la zona del ataque químico y la base aérea desde la que según Washington se efectuó y que fue después bombardeada por EEUU.

Para el diplomático ruso, Tillerson está considerando la idea y su país confía en una respuesta positiva.

Tanto Tillerson como Lavrov subrayaron en Moscú que debe haber una investigación internacional del ataque, algo que sus dos países defendieron repetidamente, pero las dos partes fueron incapaces de ponerse de acuerdo sobre un texto en las Naciones Unidas.

Las potencias occidentales presentaron la pasada semana un primer borrador que fue tachado de “inaceptable” por Rusia y esta semana volvieron a la carga con una versión ligeramente revisada.

El documento vetado por Rusia condenaba el “supuesto ataque” registrado el 4 de abril en la localidad de Jan Shijún y subrayaba la necesidad de que los responsables rindan cuentas.

Para ello daba apoyo a la investigación en curso de la OPAQ y pedía a todas las partes cooperación con ella.

En concreto, reclamaba al régimen sirio que diese acceso a los expertos a información como los historiales de vuelo de su aviación, a los nombres de individuos al mando de escuadrones de helicópteros y a las bases aéreas.