OMS apoya hipótesis sobre ataque químico en Siria

Foto: AFP
Personas intentan escapar del agente químico.

 

Agencias

El análisis de los síntomas de las víctimas de la localidad siria de Jan Shijún refuerza la posibilidad de un ataque químico al mostrar su exposición a agentes nerviosos, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La posibilidad de una exposición a un ataque químico se amplifica por la aparente falta de heridas externas de un grupo de casos, mostrando la aparición rápida de iguales síntomas, incluyendo incapacidad de respirar como la principal causa de muerte”, afirma un comunicado de la OMS.

“En algunos casos aparecieron otros síntomas consistentes con la exposición a químicos organofósforos, una categoría de químicos que incluye agentes nerviosos”, agrega.

Los heridos presentaban síntomas de asfixia, vómitos, espasmos y algunos echaban espuma por la boca, denunciaron estas fuentes.

¿Qué son las armas químicas? 

De acuerdo con la Convención sobre prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción, elaborado por la ONU en 1993, se entiende por ‘armas químicas’ como “las municiones o dispositivos destinados de modo expreso a causar la muerte o lesiones mediante el uso de sustancias tóxicas”. 

Así, el documento agrega que por sustancia química tóxica se entiende a toda aquella que “por su acción química sobre los procesos vitales pueda causar la muerte, la incapacidad temporal o lesiones permanentes a seres humanos o animales”.

Prohibiciones 

La discusión respecto al uso de armas químicas comenzó en 1899, cuando la Convención de La Haya prohibió el uso de gas asfixiante. Posteriormente, el Tratado de Ginebra de 1925 estableció la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y la transferencia de este tipo de armamento.

Todo esto fue ratificado en 1993 con la Convención sobre las armas Químicas de la ONU, el cual entró en vigor en abril de 1997 y creó la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). Este organismo, establecido en La Haya, tiene como misión velar que se cumplan los compromisos adquiridos en la Convención.