Ataque químico en Siria causa al menos 58 muertos

Personas huyen del lugar donde se encuentra el gas sarín.
Foto: AFP

 

(Jan Sheijun, Siria / Agencias).- Un ataque químico dejó ayer al menos 58 muertos y 170 heridos, incluyendo numerosos niños aquejados de convulsiones y problemas respiratorios, en una localidad rebelde de Siria.

Videos mostraban cuerpos sin vida sobre las calzadas y otras personas aquejadas por espasmos y episodios de asfixia. 

Las víctimas “tienen las pupilas dilatadas, convulsiones, espuma saliéndoles de la boca”, explicó Hazem Shahwane, un socorrista entrevistado en uno de los hospitales de la ciudad. Al menos 11 niños fallecieron, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Sobre los ataques químicos en la localidad de Jan Shijún, al sur de la provincia de Idlib (norte de Siria), la Unión de las Organizaciones de Socorro y Auxilio Médico (UOSSM) sostuvo que, conforme a los datos que recogió, la sustancia utilizada fue gas sarín.

“Las primeras informaciones apuntan al uso de gas sarín o de ese tipo”, indicó la UOSSM, a la que autoridades sanitarias de Idlib le habrían revelado un balance de más de 100 muertos y 400 heridos, mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos habla de 58 fallecidos, entre ellos once menores, y de decenas de heridos por el ataque de aviones.

Se trata del “segundo ataque químico más mortífero del conflicto en Siria”, después del que causó más de 1.400 muertos en 2013, dijo la organización, que no pudo precisar qué tipo de gas tóxico se había utilizado.

Desmienten acusaciones
Las fuerzas sirias no emplearon armas químicas en la Gobernación de Idlib y no las usarán, declaró el Mando del Ejército de Siria en una declaración.

“El Mando del Ejército y las Fuerzas Armadas desmienten rotundamente el uso de cualquier arma química en la ciudad de Jan Sheijun en la provincia de Idlib hoy (martes), no las empleamos ni las emplearemos”, dice el texto.

La declaración responsabiliza del ataque con armas químicas a grupos terroristas.

“Los grupos terroristas constantemente acusan al Ejército sirio de usar armas químicas contra los miembros de estos grupos o contra los civiles”, señala el texto.

Añade que los extremistas, “cuando no consiguen lograr sus objetivos”, hacen todo “para justificar sus pérdidas sobre el terreno ante sus patrocinadores”.