K'ala Marca habla sobre el poder de la música y la canción del mar

Foto: Carlos Barrios
Hugo gutiérrez, integrante del grupo musical K'ala Marca.

 

Por: Diego Ponce de León M.

Entrevistado: Hugo Gutiérrez, voz y charango  del grupo K’ala Marka

 

Hace más de 32 años, la agrupación K’ala Marka se fundó y partió hacia Europa el año 1984 por una propuesta de un productor francés para continuar su carrera musical y, de alguna manera, salvarse de una época muy dura en el país, que muchos, según el criterio de Hugo Gutiérrez, ya han olvidado: la dictadura.

“Fue muy difícil grabar canciones que tengan contenido ideológico en esa época, y ser músico o tener un poncho era considerado ser un enemigo del Estado o un guerrillero. Cuando ellos se presentaban en lugares donde se podían hacer espectáculos, los paramilitares los perseguían para llevarlos a una celda o a un calabozo, porque la música folklórica era considerada música de protesta”, relata.

¿Cómo y cuándo inició el proyecto de K’ala Marka?

Nos reunimos con Rodolfo Choque alrededor del año 1984, empezamos a componer y un productor francés escuchó nuestro trabajo, nos ofreció viajar a Francia para realizar varias presentaciones. Una vez allá nos encontramos con un empresario que manejaba a un grupo africano que se llama Toure Kunda y nos ofreció realizar giras a nivel Europa y a nivel mundial, lo que se convirtió en un hábito de cada seis meses. Tuvimos un gran apoyo por parte de los centros culturales y siempre tuvimos las puertas abiertas, al menos en Europa. Siempre retornamos a Bolivia y realizamos giras en todo el mundo. 

Fue como un anillo al dedo la propuesta para viajar a Francia, apenas llegamos empezamos a componer y grabar nuestro primer disco. Ahí conocimos a grupos chilenos de música que fueron exilados como Inti Illimani, Quilapayún, los Jaivas, Illampu, entre otros.

¿Cómo lograron consagrar el nivel musical del grupo en el tiempo?

Yo venía de un pueblo muy rico de folklore y música, estaba empapado en ritmos y música autóctona, participé en conferencias de París y Canadá como etnomusicólogo, después de 12 álbumes. Todo el conocimiento sobre la música, notas, tonadas e instrumentos repercutió en la vasta producción musical que tenemos junto con Rodolfo y K’ala Marka. 

Todo esto debido a una herencia musical muy fuerte; cuando entrábamos a estudio ya teníamos todas las canciones en nuestras cabezas, no teníamos que componerlas ahí, creo que se trata de una herencia del lugar donde nacimos.

¿Cuánto tiempo trabajaron en la canción que le hicieron al mar?

Trabajamos la canción Mar querido, mar soñado hace dos años y la presentamos en distintos momentos a la Fuerza Naval, les gustó mucho y el comandante de la Naval mostró mucha seriedad y compromiso con ella. En estos últimos seis meses trabajamos con tres versiones diferentes: sinfónica, con banda militar y autóctona. Sacamos el video a través del canal Bolivia TV y lo estrenamos el 23 de marzo en la Plaza Mayor de San Francisco, lugar que casi colapsa por la gran cantidad de personas que asistieron a ese evento.

Es una marcha indígena que tiene un cantico del norte de La Paz, creo que mantiene su originalidad cien por ciento. No recibimos ni pedimos ayuda a ninguna organización pública o privada, la hicimos con nuestros recursos y el apoyo de la Fuerza Naval.

¿Existieron repercusiones?

Ya nos contactaron varios cineastas del extranjero para  volver a realizar el videoclip porque quieren proyectarlo más a lo grande y es importante porque va a tocar más la opinión mundial.

La letra de esta canción del mar es muy pacífica, todos tenemos derecho al mar, creo que no trata de combatir, quejarse o agredir a los chilenos, pero sí de reivindicar las peticiones de los bolivianos para tener una salida soberana al océano.

¿Aparte de esa canción, qué más estuvieron haciendo y qué están preparando?

Este último tiempo le dedicamos mucho tiempo a Bolivia, estuvimos en muchos lugares y rincones del país, estuvimos casi tres meses de gira en Colombia, teníamos que ir a Perú, con el Tour Inti Raymi, que se cayó por las condiciones climáticas problemáticas, pero que se retomará en junio. El 25 de abril tocaremos en Nueva York para las Naciones Unidas, invitados directamente por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Antes ya estuvo Juanes y Santillán en otras oportunidades y ahora lo haremos nosotros en representación del país, y el 12 de mayo nos presentaremos en el Teatro al Aire Libre. 

Creo que K’ala Marka ha creado una filosofía indígena propia hace más de tres décadas y vamos a seguir haciendo esta música, llevamos la lucha del Abya Yala hacia adelante para lograr unidad, igualdad y hermandad entre todos los bolivianos para conseguir nuestros objetivos, entre ellos la reivindicación marítima.

¿Qué crees que debe mejorarse para los artistas bolivianos?

No hay una sola radio que difunda música boliviana, creo que las tendencias son los ritmos latinos de la cumbia y chicha y por otra parte están las radios religiosas de las transnacionales, creo que debemos reflexionar para que los medios de comunicación difundan más lo que es la cultura de Bolivia, la nuestra. Creo que es necesario que existan festivales grandes para el folklore boliviano e incluir a los nuevos talentos de los rincones del país para impulsarlos.