El acelerado ritmo de vida causa una constante falta de sueño

Foto: RT
Un joven se durmió estudiando.

 

Las incesantes horas de trabajo y nuestra ración diaria de estrés son una dura realidad a la que muchos se ven obligados a adaptarse.

¿Qué hacer y cómo seguir adelante si resulta imposible dormir lo suficiente, y, por mucho que se quiera, solo se consigue disfrutar de unas escasas horas de sueño cada noche?

Hoy, mucha gente sacrifica numerosas horas de sueño por el estrés del trabajo o de los estudios, para pasar más tiempo con sus seres queridos o para poder disfrutar de un par de horas de entretenimiento en medio de la rutina cotidiana.

Los peligros de la sistemática privación de sueño no son ningún secreto, aunque también existen algunos sencillos consejos para mejorar la calidad de vida cuando dormir lo suficiente por las noches se convirtió en un lujo inalcanzable.

Cuidado con el café

Es sabido que una taza de café puede hacer milagros por la mañana y ayudar a ‘sobrevivir’ a lo largo del día sin quedarse dormido. Mientras el uso ‘estratégico’ de esta bebida se haga en cantidades razonables, puede traer ciertas ventajas, pero consumirlo en altas dosis representa un peligro para la salud.

A largo plazo, la cafeína puede trastornar los ciclos del sueño y alterar el ‘reloj interno’ de nuestro organismo, advierte el doctor en medicina James Hamblin, autor del libro If our bodies could talk (Si nuestros cuerpos pudieran hablar).

Sin embargo, cuando algunos sienten que el café ya no produce los efectos deseados, tienden a recurrir a la ‘artillería pesada’: las bebidas energéticas.

Hamblin sostiene que la cafeína —a no ser que se trate de cantidades extraordinarias— no puede matar a una persona sana y se muestra escéptico acerca de los casos de hospitalización relacionados con el consumo de bebidas energéticas. No obstante, sé el caso de un hombre que consumía entre 4 y 5 bebidas energéticas a diario, que fue llevado a urgencias con todo un abanico de enfermedades que se debían a los efectos tóxicos de estos productos estimulantes.

No utilizar el celular

En ocasiones, no resulta fácil quedarse dormido y resulta desesperante ver cómo el imperturbable reloj avanza inexorablemente hacia la fatídica hora en la que sonará nuestro implacable despertador. 

El insomnio puede estar provocado por diferentes motivos, algunos de los cuales son fácilmente evitables. Una de sus causas puede ser la costumbre de utilizar el teléfono móvil o la tableta por la noche y permanecer pegado a una pantalla antes de dormir.

La luz que emiten los dispositivos electrónicos influye en los ciclos de sueño, dado que activa el hipotálamo, una zona nuclear del cerebro que percibe esta luz como una señal de que aún no es la hora de dormir, explica Hamblin. Es por ello que se aconseja utilizar lo menos posible los dispositivos electrónicos por la noche o, al menos, hacer uso del modo nocturno disponible para minimizar los efectos.

Seguir un horario sistemático

El médico Joseph Mercola, fundador del sitio de salud Mercola.com, aconseja que acostarse y levantarse cada día a una hora determinada podría ayudarle a sentirse mejor.  

“Esto ayudará a que su cuerpo entre en un ritmo de sueño, lo que hace más fácil quedarse dormido y levantarse por las mañanas”, explica.

Una siesta

“Un breve descanso probablemente le mantendrá en marcha a lo largo de la jornada”, sostiene el neurólogo y director médico del Stanford Sleep Medicine Center, Clete A. Kushida.

En caso de falta de sueño por las noches, el médico aconseja echar una siesta de 10 a 20 minutos al día para mejorar la agilidad mental y el estado de ánimo.