Vaquita marina de México al borde de la extinción

Foto: Cambio
Recreación de las vaquitas marinas de México.

 

AFP

La vaquita marina de México, la marsopa más pequeña del mundo, está a punto de extinguirse al solo quedar 30 ejemplares pese a los operativos para interceptar redes de pesca ilegales, indicaron los científicos.

“La situación, ya de por sí desesperada, empeoró pese a las medidas de conservación”, indica un reporte del Comité Internacional para la Recuperación de la vaquita (Cirva).

“Con la tasa actual de pérdida, la vaquita se extinguiría hacia el 2022 a menos que se mantenga la actual prohibición de las redes de pesca y se aplique efectivamente”, precisa.

Un análisis de información acústico en el Golfo de California, en el noroeste de México, arrojó en noviembre que solo quedaban 30 vaquitas en su hábitat, indica el reporte. Un censo previo encontró, entre septiembre y diciembre de 2015, el doble de ejemplares; mientras que en 2014 había 100 y en 2012 unos 200.

En un desesperado esfuerzo para salvar a la vaquita, los científicos propusieron capturar especímenes para transportarlos a un espacio cercado en el Golfo de California, en donde puedan reproducirse.

Algunos ambientalistas se oponen a esta medida argumentando el riesgo de que las vaquitas se mueran durante el proceso.

Lorenzo Rojas-Bracho, miembro del Cirva, dijo que los científicos intentarán capturar a vaquitas en octubre. “Sigue la pesca ilegal, y si no las recogemos van a morir de todas maneras”, aseguró.

Las autoridades y los ambientalistas estiman que las vaquitas estarán muriendo durante años en redes destinadas a pescar ilegalmente otra especie amenazada, un gran pez llamado totoaba.

Pesca ilegal

El presidente Enrique Peña Nieto desplegó a la Marina en 2015 para detener la pesca ilegal en la zona, extendió el área de protección de la vaquita e impuso una prohibición de dos años para las redes. El año pasado, drones se sumaron a la causa.

Pero los altos niveles de pesca ilegal, el hallazgo de tres vaquitas muertas el año pasado y el declive de la población “demuestra que las medidas actuales fueron insuficientes”, estima Cirva.

El comité abogó por una prohibición permanente de todo tipo de redes y que su venta o posesión en esa zona del noroeste de México sea ilegal. También pide “más vigor en los esfuerzos para perseguir” a los traficantes de totoaba o quien tenga nexos con la pesca ilegal y que el Gobierno promueva métodos alternativos de pesca.