Dos ministerios apuestan por promover el recreo saludable

La higiene de los quioscos debe ser controlada por la dirección educativa.
FOTO: Cambio

Jocelyn G. Chipana López/ Cambio
Tanto el Ministerio de Salud como el de Educación fomentan que los padres de familia alienten el recreo nutritivo para los escolares, que descarta las gaseosas, alimentos altos en sal o azúcares, con el objetivo de disminuir la incidencia de la obesidad infantil en el país. 

Las papas fritas, galletas, dulces, chocolates, gaseosas, frituras, entre otras golosinas, quedan fuera de contexto ahora que estas dos secretarías de Estado promueven la alimentación saludable. 
El Ministerio de Salud promueve la alimentación sana en todas las instancias, pero más que todo en  los niños en etapa escolar. 
“Nosotros recomendamos a las familias que eviten enviar recreos con productos que tengan alto contenido de grasa, sal, azúcar o que contengan conservantes”, manifestó Yesid Humacayo, responsable del Programa de Alimentación del Ministerio de Salud.
Mientras que el Ministerio de Educación, a través de la Resolución 001/2017, determina que los directores deben coordinar con los gobiernos autónomos la dotación de  alimentación complementaria escolar, y se recomienda que sean alimentos adecuados, saludables, culturalmente apropiados y priorizando la producción local.  
Olga Alarcón, responsable del nivel inicial del Ministerio de Educación, aconseja a los padres  de familia que no envíen dinero a los pequeños. “Tienen que evitar darles monedas, es preferible que  les manden una fruta porque les dará hambre”.
Humacayo refiere que en la mayoría de los casos el dinero es malgastado por los niños. “Pedimos que eviten enviarles dinero porque usualmente lo gastan en alimentos que no son saludables, como hamburguesas, salchipapas, hot dog, o compran algún juguete, y eso no está bien”.
El Ministerio de Salud aconseja que las familias puedan tomarse un poco más de tiempo  para preparar jugos naturales, refrescos hervidos, con bajo contenido de azúcar, una porción de fruta o algún derivado lácteo. 
“A través de las redes sociales, iniciaremos campañas que brinden información, también  estamos trabajando con el Ministerio de Educación para contar con alguna estrategia en el marco del Programa Nacional de Alimentación Complementaria”, dijo Humacayo. 
En algunas unidades educativas se expenden golosinas o productos alimenticios vencidos o de dudosa calidad, ocasionando serios problemas en la salud.