Satélite democratizó el acceso a la telecomunicación

Archivo
El lanzamiento del primer satélite boliviano en 2013.

Willy Chipana

Desde el lanzamiento del satélite Tupac Katari (TKSAT-1), la población que habita en regiones alejadas del país accedió de forma gradual a los distintos servicios de telecomunicación, como Internet, telefonía móvil, radio o TV satelital.

El director ejecutivo de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana, destacó que las poblaciones rurales ahora cuentan con el acceso a educación y servicios de salud con los proyectos de telesalud y teleeducación de los ministerios del área. Además resaltó que de los tres millones de habitantes del área rural, más de 1,5 millones ahora se benefician con el acceso a los servicios de TV cable, radio, telecentros para Internet y telefonía fija o móvil.

La autoridad puntualizó que desde la implementación del TKSAT-1, más de 100.000 clientes bajan la señal de la televisión abierta de forma gratuita. La recaudación por el uso del satélite en 2016 habría alcanzado unos $us 26 millones.

El TKSAT-1, cuya vida útil es de 15 años y opera en tres frecuencias, fue lanzado desde la base china de Xichang el 20 de diciembre de 2013 y entró en operación en abril de 2014. El proyecto demandó una inversión de $us 303 millones. En la actualidad, la ABE trabaja en el proyecto del lanzamiento de un segundo satélite de telecomunicación que llegaría a costar unos $us 200 millones. El resultado de la consolidación de las operaciones del TKSAT por parte de la ABE se refrendó con la entrega del certificado ISO 9001 por parte del Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca). Zambrana explicó que la norma ISO se aplica a empresas de cualquier campo de operación y se refiere a la manera cómo la entidad controla la calidad de lo que realiza, que en el caso de la ABE está vinculada con los servicios de telecomunicación que presta el satélite.

Del total de la capacidad del satélite está en uso el 75% y los clientes son públicos y privados. El equipo inició sus operaciones en abril de 2014. Entre las entidades que usan el servicio están la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), Nuevatel (Viva), Telecel (Tigo), canales de televisión como Bolivia TV y red Uno, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Aduana Nacional de Bolivia, el Servicio General de Identificación Personal, entre otros.