Movimientos sociales: pilar de los 10 años del proceso de cambio

Archivo
Miles de bolivianos, encabezados por los movimientos sociales, marcharon hacia La Paz en 2008 para pedir la aprobación de la Constitución.

Las organizaciones sociales, representantes del pueblo organizado, apoyaron al presidente Evo Morales para que ejecute las medidas trascendentales que revolucionaron y encaminaron a Bolivia por la senda del desarrollo y el crecimiento. 

Los sectores, como los trabajadores, los campesinos, las mujeres, las comunidades interculturales, indígenas de tierras altas y bajas, los mineros, los microempresarios, los petroleros, los comerciantes, los vecinos, los fabriles, los padres de familia, entre otros apoyaron al Presidente desde el día uno de su gestión presidencial, y ese respaldo no cesó durante los 10 años que la autoridad dirige el país. 

Los movimientos sociales marcaron los cambios estructurales para el país con distintas luchas, como la histórica marcha para pedir al Congreso que apruebe la convocatoria para el referéndum de aprobación de la nueva Constitución, en 2008. 

Las organizaciones sociales estuvieron con el Gobierno en las buenas y las malas, por ejemplo en las nacionalizaciones de las empresas estratégicas del Estado, como Entel, o los recursos naturales, como los hidrocarburos. No dejaron solo al Presidente cuando sufrió un injusto bloqueo aéreo a su retorno de Rusia y precisaba aterrizar en Europa.

Estos sectores se organizaron en una coordinación, denominada el Pacto de Unidad, que se constituyó en la voz de la población, llegaron incluso a representar a Bolivia en instancias internacionales, como la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde llevaron la propuesta boliviana entorno a los derechos de los pueblos indígenas, manifestó la dirigente Juanita Ancieta. 

“Las organizaciones sociales estamos para respaldar y apoyar al gobierno del presidente Evo Morales, porque él salió de nuestras filas, es una persona del pueblo que luchó para que ya no seamos humillados ni discriminados o masacrados en nuestra propia tierra. Gracias a él los movimientos sociales llevamos nuestra voz hasta la ONU, para que ningún indígena del mundo sufra más”, dijo. 

El ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Feliciano Vegamonte, coincidió con Ancieta y señaló que los movimientos sociales continuarán al lado del Gobierno, para que el proceso de cambio avance aún más.