“He decidido viajar a La Haya para revisar la réplica”

Enzo De Luca
El presidente de Bolivia, Evo Morales.

Juan F. Cori Charca

El trazo de Gil Imaná Garrón es inconfundible. Tiempo de soledades, una obra forjada en óleo sobre lienzo (1977), aparece silenciosa en una de las paredes del salón principal de la residencia presidencial, que hace ya 11 años ocupa el presidente del Estado, Evo Morales Ayma.

Ya superó al Mariscal Andrés de Santa Cruz, el primer presidente con mayor tiempo continuo en el poder, y en 2018 sobrepasará los 12 años y medio (1952-1956/1960-1964/1964/1985-1989) de gestión que tuvo Víctor Paz Estenssoro, hasta ahora el jefe de Estado con el período más largo de gestión, aunque en años discontinuos.

El país ya no es el mismo de hace más de una década y Morales aún digiere el paso del tiempo.

Presidente, cumple 11 años de gobierno y en 2018 será el primer Jefe de Estado con más de 12 años continuos al mando del país, ¿qué hechos marcaron su gestión?
En lo político, lo más importante ha sido la unidad del pueblo boliviano para convertir la legalidad en legitimidad, porque la República solo legalizó la Colonia, es decir, se ha fundado la República para administrar lo que se tenía durante la Colonia: saqueo, discriminación, humillación y las políticas de exterminio al movimiento indígena. Era un Estado sin sociedad civil, había autoridades impostoras, entonces, ¿qué hicimos cuando llegamos? Cambiar ese Estado colonial en Estado Plurinacional y ha tenido mucho costo social, fue una lucha permanente, ahí se ha visto la unidad de los sectores sociales para fundar Bolivia.

Los anteriores gobiernos que pasaron en 180 años nunca planificaron el desarrollo para el país, solo administraron lo que dejaron de la Colonia, entonces ha sido un cambio profundo en las estructuras del Estado Colonial y ha tenido un costo, por eso entre 2006, 2007 y 2008 fue una lucha permanente, yo no podía llegar a los aeropuertos de (algunas regiones del país), como cuando era dirigente y candidato. En esas ciudades tenía dos comités de recepción, uno nuestros compañeros y otro de quienes nos perseguían en Santa Cruz con petardos. Ese grupo que representaba al Estado Colonial intentó dividir Bolivia, ese grupo de mentalidad racista, fascista, colonialista o neocolonialista intentó sacarnos del gobierno democráticamente con el referendo revocatorio y fracasó, luego intentó el golpe de Estado. Es decir, esa legitimidad convertida en legalidad, democrática, ha permitido derrotar todas estas conspiraciones internas y externas porque no solo hubo conspiración interna, sino también externa, por eso expulsamos al Embajador de Estados Unidos (Philip Goldberg, en 2008). Es decir, gracias a la unidad del pueblo boliviano consolidamos un Estado Plurinacional donde todos tenemos los mismos deberes y los mismos derechos, tanto la gente del campo como de la ciudad. Este proceso, y es otro resultado de 11 años de gestión, ha unido a la gente del campo y de la ciudad, ha unido al pueblo del oriente y occidente. Ahora ya no hay la llamada ‘media luna’ (conformada por Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija, en 2008). La refundación ha sido tan importante para legalizar la legitimidad, antes tenían legalidad, pero no legitimidad, cualquier acto político, cualquier acto electoral, hubo autoridades impostoras, un Estado sin clase, y si algo de clase tenían eran solamente las oligarquías.

He revisado los datos, los 20 años de gobiernos neoliberales ganaban las elecciones con máximo 35 por ciento, con 20 por ciento, con 22 por ciento gobernaban...

El tercero era presidente...
Así es, durante los 180 años, he revisado los datos, promedio de gestión de los presidentes eran dos años, hay presidentes que duran 16 días, 20 días, en 24 horas había tres presidentes, una semana duró en un momento, es decir nunca ha habido estabilidad política en la República.

A excepción de Andrés de Santa Cruz, que gobernó el país durante nueve años y 10 meses...
Pero ahí vino la conspiración de la oligarquía chilena, de la oligarquía boliviana contra la Confederación Perú-Bolivia, que era una forma de integración. Y durante la gestión de Andrés de Santa Cruz y Calahumana, Bolivia era el país más próspero económicamente de la región, por eso se gesta la Confederación Perú-Boliviana y ahí viene la conspiración política de Chile, su secuestro y detención ha sido a Chile y luego el confinamiento porque (Chile) no quería que Bolivia crezca económicamente, la batalla económica, la conspiración económica viene desde esa vez, claro era un presidente proteccionista. Según los datos, la moneda boliviana era la que tenía más aceptación, es como decir el dólar norteamericanos en estos tiempos o el euro en Europa, entonces ahí se expresa, termina la gestión de Andrés de Santa Cruz y se vuelve al pasado colonial.

Y Andrés de Santa Cruz fue el primer presidente del país que concentró su atención en el puerto boliviano de Cobija...
Claro, de hecho todas las políticas estaban orientadas a consolidar el Estado, la República, pero han sido frustradas por agresiones económicas oligárquicas chilenas apoyadas por las trasnacionales inglesas.

Y eso me permite enlazar lo que hizo el Mariscal de Zepita con el puerto de Cobija con la decisión que tomó sobre la demanda marítima ¿Cómo nació la idea? ¿Por qué en 2011 Evo Morales decide llevar a Chile a la Corte Internacional de Justicia?
Desde el momento en que hemos llegado al gobierno, en 2006, decidimos que mediante el diálogo podíamos resolver muchos temas pendientes con Chile, entre ellos mar, Silala, comercio, por eso acordamos desarrollar la Agenda de 13 puntos en la primera gestión de Michelle Bachelet, inclusive de manera reservada organizamos nuestros delegados, lamento mucho que nuestra delegada haya fallecido, Ana María de Campero, ella representó al gobierno para que puedan explorar (las alternativas), doña Ana María Campero informaba que han sobrevolado en helicópteros dónde podría ser un enclave, una salida, pero cuando ya llega el momento de la oferta oficial, no quiere. Finalmente ¿qué me dice Bachelet?: “No, ya son las elecciones, se va a politizar, hay que suspender eso”.

Yo solo quiero contarles, en distintas épocas a varios gobiernos (de Bolivia) han hecho creer que se iba a resolver el tema del mar. Cuando yo fui al Palacio para las reuniones preparatorias con Eduardo Rodríguez Veltzé, él decía que si me quedaría algunos meses más, resolvería el tema del mar. Ahí estaba sentado David Choquehuanca, nuestro canciller, si estos asientos tuvieran memoria contarían los debates que tenían acá. Una vez David Choquehuanca me dijo en una reunión con varios ministros: yo estoy muy cansado, yo quiero retirarme de Cancillería, yo creo que hasta diciembre, yo voy a dejar a Bolivia con mar y después me voy a retirar. Es decir (Chile) te explica, vamos a hacer esto, sí, sí, ya, nosotros esperando, esperando, llega el momento (decimos) hagamos de una vez, y no hay nada. Es decir, Chile tiene una política de dilación, convencer, hacer creer y otra vez hacernos perder el tiempo, y cuando con (el expresidente Sebastián) Piñera, en una reunión personal, dijimos que estas tareas las cancillerías operen, no se avanzó, entonces dijimos que esto es para marear la perdiz, como decimos en términos populares, entonces aquí (dijimos) hay que avanzar otro paso, en vano vamos a seguir esperando. Ahí viene (la demanda), es una decisión casi personal, dije hay que ir a La Haya, preparen.

¿Fue un intenso debate para definir la ruta correcta?
Sí, hubo fuertes debates, si la demanda es al Tratado de 1904 o los ofrecimientos, entiendo perfectamente que había sido tan importante la parte jurídica interna y externa para preparar esta demanda y para eso también ha sido importante la estabilidad política y la estabilidad económica...

¿Se esperó a consolidar la estabilidad para presentar la demanda?
Sobre todo la estabilidad política para continuar porque no es sencillo mantener un equipo jurídico, porque cuando se cambia de gobiernos hay que cambiarlos, empezar de cero.

¿Qué sintió cuando el 24 de septiembre de 2015 la Corte Internacional de Justicia se declara competente para conocer la demanda marítima?
Mucha emoción. Algunos ministros y ministras lagrimearon al escuchar. Antes del fallo hemos entendido, cuando decían que Bolivia se fundó con mar y tantos ofrecimientos. Además señalaron que el Tratado de 1904 no ha resuelto el tema de soberanía, que era el tema de fondo, anticipadamente estaba diciendo que es de su competencia, que este tema hay que resolverlo y más aún todavía de los 16 jueces, 14 dijeron que es de su competencia y dos tampoco dijeron que no es de su competencia, sino que ese tema tiene que tratarse después, al final de la demanda, en otras palabras, los 16 jueces estaban conscientes de que era de su competencia. Es como un 50 por ciento habríamos ganado. Chile no es que no sabía, sabía (que la CIJ era competente), pero también es una cuestión de dilación que hace esta objeción a la competencia de La Haya, esa es la política del Estado chileno.

Incluso Chile solicitó que se postergue la lectura del fallo, ¿no es así?
Sí. Ellos sabían también (el fallo), cualquier cosa se infiltra. Nosotros sabíamos, nos informaron desde La Haya, pero nosotros, boca cerrada, nosotros no comentamos nada.

Ahora se está trabajando en la réplica, que se la tiene que presentar en marzo, quizás a fines de este año se realice la fase oral del juicio, ¿qué expectativa tiene de todo este proceso?
He decidido viajar (a La Haya) a mediados del próximo mes, 15, 16 de febrero para pulir, revisar de forma conjunta con el equipo interno y externo la réplica, estar ahí para asumir esta defensa legal porque es un patrimonio del pueblo la salida al mar

¿Se reunirá con todo el equipo de juristas?
Sí, seguramente algunos ministros que tienen que ver con la parte jurídica me acompañarán.

¿Se lo presentará en la fecha establecida, el 21 de marzo o antes?
Eso vamos a ver a mediados de febrero, pero vamos a cumplir todos los procedimientos.

Presidente, en esta nueva gestión que inicia rumbo a los 12 años, ¿cuáles son los temas pendientes?
En temas económicos es seguir planificando, una planificación acompañada de inversión para el crecimiento económico. Lo más importante de ser gobierno, ser presidente, había sido identificar de dónde vamos a obtener más divisas para atender a Bolivia, y eso es un debate permanente. Nuestro modelo de economía plural nos obliga a pensar en todos los actores y nuestra experiencia nos dice que cuando hay movimiento económico, cuando no falta alimento, el pueblo está tranquilo y sobre eso no falta energía ni agua, mejor todavía, entonces (la tarea) es cómo garantizar estos aspectos tan importantes para el ser humano.

Nos afectó bastante el precio del petróleo. Esperamos que el mercado del petróleo este año no nos afecte porque la crisis del sistema capitalista nos afecta a veces vía Brasil o vía Argentina, no directamente, y si nos afecta hay que pensar cómo reponer, y solicité a la Asamblea que me propongan acciones para ampliar el mercado interno, también algunas familias me pidieron cómo exportar plátano y piña al Paraguay, lo que significa ampliar el mercado externo.

Entonces el gran deseo que tenemos, bajo políticas o programas de crecimiento económico, es reducir más la pobreza, esa es nuestra meta, hemos avanzado bastante.

Pero también en temas de integración caminera algunos grandes proyectos se terminan en cuatro, cinco años, mi gran deseo es en 2019 terminar estos caminos soñados por más de 20, 30, 40, 50, hasta 70 años, algunos ya están en ejecución y otros con inversión garantizada, eso nunca hubo en 180 años, es el resultado de esta gestión.

Sobre la generación de divisas ¿Cuándo se materializará la exportación de electricidad? 
Lo más fácil y rápido es Paraguay, será nuestra negociación. Si nuestras termoeléctricas no estarían en mantenimiento, sencillamente tenemos 300, 400 megavatios de reserva, Paraguay necesita como 100 megavatios de urgencia, en la frontera Bolivia-Paraguay, Argentina también, ojalá podamos arrancar este año.

Dos días estaba reunido con el equipo energético, no hay problema energético, pero sí quiero seguir ampliando (la generación), por ejemplo este año va a ingresar a la generación la hidroeléctrica de San José, en Cochabamba, y esperamos que con la lluvia podamos tener suficiente agua en Misicuni, de los 80, 120 megavatios que tiene que generar, por lo menos va a llegar a 40 megavatios. Entonces, no es mucho problema, pero sí esta negociación hay que acelerar para exportar los primeros megavatios al país vecino.

¿Paraguay sería el primer mercado de la electricidad?
Sí.

¿Cuáles son los objetivos para la explotación del Mutún y el litio?
Está con contrato (el Mutún) y esperamos que la empresa pueda arrancar la construcción de la industria del hierro, será otra de las industrias importantes que tendrá el Estado. Pero al margen del Mutún es importante refundar Comibol (Corporación Minera de Bolivia), lamento mucho algunos trabajadores del gobierno no acompañan esas profundas transformaciones. Entre la minería, energía, el tema agrícola debería aportar, así como hidrocarburos, el gas. Y el objetivo central es que la economía boliviana sea sustentada como una mesa de cuatro patas y los otros temas serán complementarios, como turismo, textiles, pero fundamentalmente es energía, gas que es hidrocarburos, minería y el tema agropecuario. Yo tengo mucha confianza en esas áreas, son la gran esperanza para las futuras generaciones.

Con el contexto regional, con cambios en Perú, Brasil y Argentina, ¿cómo avanzará Bolivia?
El problema que hemos tenido como región y como presidentes es que quizás abandonamos los foros, foro de Sao Paulo, foro de Porto Alegre, grandes encuentros de solidaridad, grandes encuentros por la autodeterminación de los pueblos en Cuba, abandonamos y ahora hay que retomar porque nosotros somos, al margen de las luchas regionales, nacionales, también somos de la lucha sudamericana. Yo siento que hay que retomar nuestra lucha de antes.

Es una enorme preocupación lo de Argentina Brasil, pero también estamos viendo las encuestas, cómo está el presidente de Brasil (Michel Temer) con 12, 13, 14 por ciento de apoyo y está unos meses como presidente, nosotros cuando tenían unos meses de presidente, después de la nacionalización (el 1 de mayo de 2006) teníamos más del 80 por ciento de apoyo de la población, soportamos tantas mentiras, tantas acusaciones, discriminaciones y seguimos vigentes a nivel mundial, como Estado, como presidente, y yo estoy casi convencido, si mañana fueran las elecciones en algunos países vecinos, que han retornado al modelo neoliberal, ganaríamos las elecciones; sin embargo, hay que esperar, hay que retomar estos grandes eventos internacionales para recuperar esta liberación de los pueblos desde Suramericana. Y es importante que un equipo, al margen de la gestión en cada país, coordine, eso he planteado, que se consolide un equipo de coordinación política.

¿Pese a estas diferencias ideológicas que se tienen con Brasil, con Perú, el corredor ferroviario biocéanico será una realidad?
Intentaron arrebatarnos (el proyecto), pero gracias a las gestiones que hicimos recuperamos el Corredor Bioceánico y por eso la presencia de Paraguay, no solamente Perú, para integrarse al proyecto, Paraguay se suma, estamos dispuestos a avanzar, lo que sí corresponde al gobierno es rápidamente mejorar nuestro tramo Cochabamba, Santa Cruz, Oruro, La Paz, eso tendrá un costo y por eso la próxima semana está viajando el Ministro de Obras Públicas a Alemania con el Ministro de Obras Públicas de Perú, que además es el Vicepresidente, más una autoridad de Paraguay. Ha costado, pero ya está definido el tramo.

¿Cuánto demandará en inversión?
Hay distintas estimaciones y no quiero equivocarme. Sin embargo, no creo que sea un problema económico, China se ofreció a financiar, Europa también ofreció financiamiento, ahora estamos viajando a Alemania, Francia también quiere sumarse, es una gran inversión, pero también incluye transferencia de tecnología.

Los países están ahí, saben además que Bolivia tiene capacidad para acceder a créditos. Los datos muestran que antes la deuda externa representaba el 99% del PIB (producto interno bruto), es decir si el PIB era 5.000 millones de dólares, la deuda era similar, entonces ¿quién podría prestar? Ahora hemos superado eso.

La ventaja que tiene Bolivia para garantizar es que, si bien tenemos muchas diferencias con Estados Unidos, estamos bien con China, con Rusia, con Europa y ahora posiblemente ingrese India con temas de salud, y por eso yo no me preocupo de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, quisiéramos, deseamos, pero no bajo políticas de sometimiento, de condicionamiento, y estas nuevas potencias, reconocemos, nos fortalece, como no condiciona, no somete, bienvenido.