SOL.bo se contradice y dilata análisis del contrato con LPL

Parte de la bancada de concejales de SOL.bo en el Concejo Municipal.
FOTO: Concejo Municipal

La Paz / Cambio
En dos oportunidades, el alcalde Luis Revilla y los concejales de Soberanía y Libertad (SOL.bo) dilataron el análisis del contrato firmado con La Paz Limpia (LPL). La documentación municipal contradice sus declaraciones a los medios de comunicación.

Con los documentos del Sistema de Trámites Municipales (Sitram) se evidenció que el trámite 225 “aprueba y autoriza la concesión, servicio y aseo urbano en áreas oeste, norte y sur”, además que se superaron las fechas límite para cumplir con la remisión de la documentación.
El 31 de octubre, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, y el representante de LPL, Hugo Careaga, firmaron el contrato 2789/2016, y 27 días después, los documentos de 19 hojas sin foliar fueron entregados al Concejo Municipal.
Se esperaron otros 21 días hábiles para que dicha documentación sea remitida desde la Secretaría del Concejo a la comisión respectiva para su análisis, situación distinta a lo ocurrido con otros contratos y ordenanzas.
En el Sitram se detalla que el contrato modificatorio del desayuno escolar ingresó el día del contrato con LPL y fue remitido a la Comisión de Desarrollo Humano y Culturas al igual que la ordenanza municipal sobre la Feria de Alasita, que llegó al Concejo Municipal el 12 de diciembre y fue remitido a esa comisión el 15 de diciembre, en la última sesión.
Contradicciones de SOL.bo
Consultado el concejal Fabián Siñani (SOL.bo) sobre la razón por la cual no se debatió el contrato en la primera semana del año, como dijo el presidente del Concejo, Pedro Susz, explicó que “el contrato de La Paz Limpia llegó justamente cuando ya se había dispuesto el receso”.
El receso en el Legislativo edil fue del 16 de diciembre al 8 de enero, el contrato fue entregado el 8 de diciembre, como Cambio verificó en la documentación del Sitram.

los plazos 
La presidenta de la Comisión de Gestión Institucional y Administrativa, Cecilia Chacón, dijo que “por norma se tienen 13 días hábiles para su análisis” a partir de su remisión, que fue el 9 de enero en la tarde.
Susz indicó —en entrevista con la radio municipal— que se le dará prioridad y celeridad al análisis del contrato firmado por el servicio de aseo urbano, al que calificó de “deficiente”.
Estas tres acciones, la remisión del Ejecutivo al Legislativo después de 27 días, el guardar el documento en Secretaría del Concejo Municipal por 21 días y los otros 13 que tomará la Comisión para su análisis, son calificadas como dilatorias por el concejal Jorge Silva (MAS).