Venezuela rechaza su suspensión de Mercosur

Foto: AFP
La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez.

 

Fuente: AFP

La Canciller venezolana informó que dará a conocer pruebas de hechos irregulares en la Secretaría del organismo.

Venezuela denunció como un “golpe de Estado” la decisión de sus socios del Mercosur de suspenderlo como Estado miembro, lo que representa la más dura sanción de un ente internacional en medio de la crisis interna.

“Es un golpe de Estado al Mercosur y constituiría una agresión a Venezuela de dimensiones realmente muy graves”, dijo ayer con enfado la canciller Delcy Rodríguez en rueda de prensa y aclaró que su país aún no fue notificado.

Sin embargo, sus homólogos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay aseguraron en un comunicado haber informado a Rodríguez sobre el “cese (a Venezuela) del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado parte” del bloque.

Al denunciar una “ley de la selva” que está “destruyendo” al Mercosur, la ministra señaló que Caracas “no reconoce este acto írrito”, que empuja al grupo a la ilegalidad.

Rodríguez advirtió además que la rica nación petrolera —sumida en una grave crisis política y económica— “seguirá ejerciendo la presidencia legítima (del mecanismo) y participará con derecho a voz y voto en todas las reuniones como Estado parte”.

Sin amigos 

La suspensión se produjo porque el jueves se cumplió el plazo de tres meses que los fundadores del grupo dieron al gobierno de Nicolás Maduro para que incorporara a su legislación una serie de disposiciones comerciales y políticas, incluida la de respeto a derechos humanos.
La sanción regirá hasta que se convenga con Venezuela “las condiciones para restablecer el ejercicio de sus derechos como Estado parte”, añadieron los cancilleres.

Venezuela —que ingresó al bloque en 2012— sostiene que algunos de los compromisos de adhesión chocan con su normativa interna, si bien se dijo dispuesta a suscribir uno de los convenios pendientes, relacionado con aranceles comunes y libre circulación de bienes.

La suspensión se anticipaba desde que los otros integrantes bloquearon en julio el acceso del país caribeño a la presidencia semestral del grupo, fundado en 1991. En septiembre ocuparon la vacante de forma colegiada.