Paso a paso, Luna Cruel se la juega para conseguir más logros

Foto: Cortesía Luna Cruel
La banda Luna Cruel.

 

Por: Diego Ponce de León M.

Luna Cruel es una banda de cumbia que se fundó el 11 de septiembre de 2007.

La visión de los fundadores del grupo es la de crear canciones propias, antes de tocar canciones de otras agrupaciones que hacen el mismo género musical.

¿Cómo fueron los inicios de la banda?

Empezamos a tocar en un boliche que se llamaba Pueblo Viejo, que pertenecía a una amiga en común. Creo que ella y el boliche nos dieron la ‘patadita’ de la suerte para comenzar de gran manera. Pueblo Viejo era un lugar top, en la ciudad de La Paz, en ese momento  (donde no todos los grupos entraban, solo los más reconocidos), estaba en su auge y mucha gente visitaba el local, lo que ayudó mucho a impulsar la imagen y el reconocimiento de Luna Cruel, y así otras personas empezaron a buscarnos.

¿Cómo defines el estilo del Grupo?

El estilo característico de Luna Cruel ha sido una fusión entre Pop y Cumbia, creo que también hemos tomado algo del estilo de las canciones de Kumbia Kings por influencia de A. B. Quintanilla y Giraldo.

¿En qué se inspiran las letras de sus temas?

Como compositor empecé a escribir sobre historias que escuchaba de la gente, historias de amor, desamor, despecho, alegrías, entre otras cosas. Tomé muchas cosas desde puntos de vista distintos y empezamos a seleccionar las letras que podían funcionar.

Tenemos en total 27 canciones que sí o sí entrarán al estudio de grabación, una mitad ya entró y la otra será trabajada en febrero del próximo año para el segundo disco. Ahora estamos analizando cuáles entrarán en este proyecto para lanzarlas al público. 

¿Quiénes son los integrantes?

Somos ocho músicos ahora, antes éramos nueve. En la batería tenemos a Pepe Pinell, Oscarcito Jiménez en la percusión, Ademar Chanault en la guitarra, Christian Ramírez en el bajo, Maikol Chávez en la percusión menor y en los teclados está Cristian Marino. La voz principal, Selvin Chávez. Cambiamos a tres músicos en los últimos tiempos, pero considero que la parte de las armonías de Luna Cruel se ha reforzado.

La familia Luna Cruel, a pesar de todas las cosas, siempre se ha mantenido unida, como en la salida de nuestro manager que siempre ha estado con la banda incluso como fundador. Fueron cosas duras que pasaron en todo este tiempo, aunque los logros, las cosas buenas y malas nos han unido mucho más. 

¿Dónde van las aspiraciones de la banda?

Nos hemos superado de varias maneras, personal y profesionalmente. Antes la banda proyectaba solo llegar a escenarios nacionales grandes, ahora queremos exportar nuestra música afuera porque creemos que tenemos todos los elementos para hacerlo. Vamos paso a paso y nunca hemos dejado de soñar, uno de nuestros grandes logros ha sido llegar a A.B. Quintanilla y Luigi Giraldo, trabajar con ellos ha sido genial y tenemos confianza en alcanzar metas mayores.

¿Cómo describes a los fans de luna cruel?

Creo que el público de Luna Cruel es totalmente fiel, son fanáticos de la banda que nos siguen. Son gente joven que, cuando nos encontramos alguna vez, nos cuentan que están formando bandas y nos damos cuenta que estamos dejando un legado. Incluso nos piden nuestras canciones para hacer grabaciones con sus proyectos.

¿Han considerado presentar sus canciones en concursos como el Grammy Latino?

Lo queremos hacer, pero a través de nuestro productor, Luigi Giraldo, quién desde Estados Unidos tiene un panorama más claro de esa movida. Creo que cuando lancemos el primer disco lograremos proyectarnos de una manera más sólida y seria.

¿Se han presentado en toda Bolivia?

Hemos estado en varios lugares del país, solamente nos falta conocer Beni y Pando, no porque las propuestas no existan, sino por la falta de tiempo, el choque de fechas con otras presentaciones. Nos gustaría estar por allá próximamente y haremos lo posible para presentarnos.

De todos los lugares que conocen, ¿dónde están los fans que más fuerza les dan?

En Santa Cruz y Sucre están los fans que mejor acogida nos dieron en el tercer año de vida de la banda, ahora vemos que estamos entrando en el mercado de la música de este género en La Paz. Hemos ido como que de reversa (entre risas).

¿Algún recuerdo memorable del conjunto?

Sí, recuerdo mucho el momento en que abrimos el show en Potosí, a A.B. Quintanilla, a quien nosotros ni imaginábamos como productor. Afortunadamente él nos escuchó y nos felicitó por cómo nos presentamos. En un momento de esa gira se acercó a nuestro manager y le propuso ser productor de Luna Cruel. Ese momento nosotros no medíamos nuestra economía y a ojo cerrado aceptamos.