‘Amigos’ de la embajada de EEUU, entre brindis y votos

Fotos: Cambio
Edificio que alberga a la Embajada de los Estados Unidos, en la avenida Arce de la ciudad de La Paz.

Políticos, analistas y empresarios asistieron al acto que organizó la Embajada de los Estados Unidos el martes 8 de noviembre, día de las elecciones presidenciales en el país del norte.

Los ‘amigos’ de la Embajada de Estados Unidos participaron efusivamente en el recuento de votos después de las elecciones que se desarrollaron en ese país el 8 de noviembre, en la sede diplomática de la ciudad de La Paz.
Risas y vaticinios se fusionaron entre el criterio de los funcionarios de la legación diplomática y los invitados que participaron en el brindis.
Personajes conocidos como Óscar Eid Franco, el diputado Rafael Quispe, analistas como Ricardo Paz y políticos participaron en la velada mientras en la cadena CNN se daba a conocer el avance de los resultados, que al final le dieron el triunfo del empresario y candidato republicano Donald Trump.
El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, fue tajante, definió la cita como el reflejo “del servilismo inaceptable de nuestros políticos”.
No hizo mayor comentario y continúo su marcha hacia la Vicepresidencia.
El calificativo estaba dirigido contra quienes estuvieron en la reunión, muchos de los cuales han sido cuestionados en su conducta porque fueron mencionados en el BoliviaLeaks como estrechos colaboradores e informantes de la Embajada norteamericana, cuya conducta fue cuestionada por autoridades del Gobierno por su constante intromisión en los problemas internos de Bolivia.
La diputada cochabambina por el Movimiento Al Socialismo - Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) Romina Pérez aseguró que el 80 por ciento de los invitados era de oposición y con ellos asesores de prominentes figuras políticas del país.
“Todos están identificados con las políticas que provienen del imperio de Estados Unidos”, señaló.
Pérez calificó esa actitud de “vergonzante” porque muchos de los presentes fueron o son “en el mejor de los casos gente de confianza de la Embajada”.
Afirmó que varios de ellos están involucrados en acciones que beneficiaron al Gobierno norteamericano, en la perspectiva de imponer su política de dominación en el país.
“Lo que buscan es ganarse la confianza y contar con el apoyo de los norteamericanos, porque en Bolivia saben que no cuentan con apoyo de la población”, afirmó la asambleísta nacional.
Vaticinó que los líderes y analistas de la oposición se preparan para las futuras elecciones, y que contar con el visto bueno de la Embajada es importante “para ellos”, en muchos de los casos significa su sobrevivencia política.
El diputado Édgar Montaño (MAS-IPSP) se sumó a las críticas y aseguró que no es nada extraño que ciudadanos bolivianos participen en la Embajada porque desde ahí se financiaron las campañas en contra de gobierno dirigido por el presidente Evo Morales.
“Es un acto irregular porque la mayoría de la gente que se encontraba en esa reunión en su momento se benefició y que en la actualidad teme perder sus privilegios”, afirmó.
Sostuvo que en criterio de la oposición es necesario quedar bien con EEUU para seguir saboteando el accionar del Estado boliviano.