El litio perfila el futuro productivo de la región

Potosí se perfila como el polo de la industrialización del litio, proyecto que impulsa el Gobierno con recursos del Estado y que registra un importante avance en el salar de Uyuni.

De acuerdo con la Gerencia  Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE) con la puesta en marcha, en febrero de 2014, de la planta piloto ensambladora de baterías de ión de litio, instalada en La Palca, el proyecto comenzó a producir baterías para su uso en teléfonos celulares y bicicletas o automóviles de forma experimental.

El proyecto, en sus tres fases, piloto, industrial y producción de baterías de litio a gran escala, demandará una inversión de $us 904,5 millones.

En ese marco, el proyecto estatal de industrialización del salar de Uyuni avanza según lo programado, y para abril de 2018 se prevé la conclusión de la construcción de la Planta Industrial de Carbonato de Litio.
La GNRE dijo que en el último trimestre de 2018 se espera iniciar con la etapa de pruebas de producción de carbonato de litio en cantidades industriales.

La empresa alemana K-Utec Technology y la GNRE suscribieron el 16 de agosto de 2015, en Uyuni, el contrato para la elaboración del proyecto de ingeniería a diseño final de la planta.

En la actualidad está en funcionamiento la Planta Piloto de Carbonato de Litio, inaugurada el 3 de enero de 2013. Ésta logró obtener en 2015 carbonato de litio en grado batería con una pureza del 99,6%, considerado por la GNRE un logro de técnicos y científicos bolivianos.

Con las operaciones de la Planta Piloto de Carbonato de Litio, en agosto de este año, la GNRE logró consolidar la primera venta de 9,3 toneladas de carbonato de litio boliviano en grado estándar a la empresa china Machinery Engineering Corporation.

La venta se concretó el 2 de agosto, en almacenes de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) de Oruro.
En este marco, la firma del documento comercial fue firmada por la empresa boliviana Monte Tesoro, en representación de la empresa China Machinery Engineering Corporation, que está dedicada al desarrollo tecnológico de minerales. De acuerdo con la GNRE, el litio boliviano comercializado tendría como destino y aplicación la fabricación de baterías de litio para vehículos eléctricos.

“Es la primera venta de litio, aunque en volúmenes muy modestos, sin embargo, es un hecho significativo para los bolivianos, lo que demuestra que nuestro país ha superado aquel estigma de que la explotación del litio estaba reservado para los países desarrollados”, señaló la GNRE en un comunicado de prensa.

También en agosto de este año, Bolivia concretó una segunda venta de carbonato de litio a la empresa china Jiangyin Zhuohohng International Trade Co. Ltd. por 15 toneladas.

Uno de los principales objetivos para fijar el rumbo de Bolivia en los próximos años fue apostar por la riqueza natural del salar de Uyuni en Potosí, considerado como la reserva de sal más grande del mundo.