Jóvenes sueñan, planifican e inventan nueva tecnología

Estudiantes muestran su proyecto innovador Robot generador de burbujas, en el IX encuentro de Institutos Técnicos, Tecnológicos.

Lionel Magne

“La Guerra de las Galaxias”, fue el inicio de todo. El simpático robot R2-D2 (o más conocido como Arturito) inspiró a Wilfredo Zegarrondo y Wálter Romero para idear a un robot que produce burbujas y que generó muchas ofertas de negocios para los jóvenes, que presentaron su creación en  el 9º Encuentro de Institutos Tecnológicos del país. 

Wilfredo y Wálter son estudiantes del Insituto Tecnológico José Luis San Juan garcía, ubicado en el municipio potosino de Tupiza.  Con la ayuda de profesor Herminio Burgos armaron el robot, que produce burbujas desde un dispositivo instalado en la corona de su cabeza. 

Además de inspirarse en R2-D2, los jóvenes tomaron inspiración de los niños que se divierten con la sencillez de las burbujas. “Nosotros decidimos automatizarlo, decidimos robotizarlo, que sea automático sin la intervención del hombre”, explicó Wilfredo.

Una vez con la idea clara, a los jóvenes, junto a su docente, les llevó dos meses armar el mecanismo que permita al robot funcionar.

“Usamos un microcontrolador para lanzar burbujas a través de un generador de aire desde el robot”, señaló Wálter. 

Este controlador es manejado a través de un arduino, como ellos lo denominan. El robot funciona gracias a una bateria de motocicleta, que le da la potencia necesaria para funcionar.

El artefacto fue presentado en varios eventos, entre ellos el 9º Encuentro de Institutos Tecnológicos, organizado por el Ministerio de Educación. 

A partir de ahi, tanto Wilfredo como Wálter supieron que su robot apenas era un prototipo, con posibilidades de mejorar y satisfacer las necesidades de los potenciales clientes, pues varias personas, que trabajan en lugares de entretenimiento, como salones de cumpleaños, fiestas infantiles, karaokes, o discotecas sugirieron una serie de ideas que los inventores están plasmando en una realidad. 

Uno de los cambios que les sugirieron fue si el robot podría caminar y llevar una charola con vasos o si en vez de burbujas, salga humo, como las máquinas que producen este elemento para ambientar las discotecas. 

Wilfredo afirmó que para ellos las recomendaciones les sirvieron de mucha ayuda, pues analizando los pedidos, vieron que sólo deben adicionar algunos materiales, como microcircuitos, procesadores, entre otros, para que el robot llene aún más las expectativas de sus potenciales clientes. 

Walter señaló que posiblemente no habrían desarrollado este proyecto, si no hubiera existido el incentivo de las ferias tecnológicas, que generan un verdadero revuelo en los institutos técnicos, pues ponen a prueba la creatividad de los jóvenes estudiantes asi como su instinto de competencia, para obtener reconocimiento e incentivos a sus creaciones, además de aportar a la producción del país. 

Lo pequeño se hace grande

Otros grandes inventores son Yamil Callao Torrico, Franklin Aratea Luna, Víctor Tórres Muñoz y Cristian Banegas Reis, pertenecientes al Tecnológico Santa Cruz, que desarrollaron un proyecto para mejorar la seguridad de los conductores.

Dicha creación es Multiseguridad para Vehículos, una iniciativa que sirve para mejorar la seguridad de los conductores de vehículos, asi como la de los peatones.

El proyecto comprende tres sistemas que funcionan de manera independiente, ya que se encuentran en distintos lugares del automóvil: el primero es el rastreador GPS. Con este sistema se puede saber dónde se encuentra el vehículo con la ayuda de internet. 

El segundo es un alcoholímetro que fue adaptado al motorizado como medida de seguridad, para que el conductor no pueda usar el vehículo si pasa el límite permitido en el sensor de alcoholemia. El motorizado se detendrá  y se volverá a encender dentro un tiempo determinado. 

En tercer lugar está el monitor de video en tiempo real, que le permite ver a la persona que está delante del volante todo lo que ocurre alrededor del automóvil, además de grabar en audio y video lo que está sucediendo dentro del vehículo. 

Este sistema fue desarrollado por varios institutos tecnológicos, y cada año presenta mayores innovaciones. Los estudiantes del Tecnológico de Santa Cruz afirman que dentro de poco el proyecto será aplicado de manera comercial, debido a que varias empresas mostraron interes en desarrollar el sistema. 

---

Una cosechadora de papa made in Bolivia

Never Colque Copa y Oriel Rodríguez Gambarte desarrollaron una cosechadora de papas. Según los proyectistas, es un equipo que se incorpora a un tractor agrícola para cumplir su función. Tiene la capacidad de cubrir dos surcos a la vez y está constituido por un conjunto de elementos mecánicos que le permiten cumplir con su cometido, sin dañar la papa.
Para la construcción de los elementos correspondientes se seleccionaron los materiales adecuados para garantizar su durabilidad y eficiencia, tratando en lo posible de incorporar materiales recuperados (reciclado) para bajar costos, como por ejemplo muelles.
Uno  de los objetivos de este proyecto es investigar y adecuar tecnologías de cosechadoras de papas  que trabajen acorde con las condiciones de los terrenos de siembra para hacer posible la cosecha de papa de forma mecanizada. 
El beneficio de esta cosechadora de papas es la reducción de horas de trabajo, ya que una hectárea se cosecha en dos horas, haciendo que el proceso sea más rápido, eficiente, corto y reduzca el costo de producción.

---

Las carreras no tienen distinción de género

David Martínez, docente del Instituto Tecnológico de Tarija,  es una persona convencida de que se tiene que brindar oportunidades a las mujeres en las carreras que deseen estudiar.  Enfatiza que “las carreras no tienen género” y que pueden animarse a estudiar alguna que se ofrece en varios institutos de Tarija.
El docente explicó que el instituto tarijeño cuenta con cinco carreras: Mecánica Automotriz, Mecánica Industrial, Electricidad Industrial, Contaduría Pública y Turismo, estas dos últimas de reciente creación.
En el área industrial la demanda es amplia y hay trabajo para hombres y mujeres. En el instituto existe una malla curricular de prácticas en la industria de 480 horas. 
En referencia a los datos de inserción laboral de mujeres, el docente comentó que actualmente dos chicas egresadas de la carrera de Electricidad Industrial están trabajando en Entel y que ello es un orgullo porque el instituto demuestra que cuenta con mercado para los profesionales.