Archivos del país son de alto valor para el mundo

No fue una tarea de locos recuperar 40 kilómetros de papel como lo hizo Édgar Ramírez en un terreno casi descubierto. Recuperó, ordenó y preservó documentación que hoy se halla resguardada en la red de bibliotecas y Archivos de la Comibol. Parte de aquella documentación fue valorada y postulada a la Mowlac (Memory of the World). La XVII Reunión de la Mowlac se realizó entre el 24 y el 26 de octubre en la ciudad de Mar del Plata (provincia de Buenos Aires). En dicha reunión, el representante del
FOTO: Facebook

Jackeline Rojas Heredia / Cambio
Bolivia logró la nominación de cinco documentos históricos en la Memoria del Mundo de América Latina y el Caribe. Un logro que visualiza la importancia de los archivos que se hallan en diversas instituciones y bibliotecas.

No fue una tarea de locos recuperar 40 kilómetros de papel como lo hizo Édgar Ramírez en un terreno casi descubierto. Recuperó, ordenó y preservó documentación que hoy se halla resguardada en la red de bibliotecas y Archivos de la Comibol.
Parte de aquella documentación fue valorada y postulada a la Mowlac (Memory of the World).
La XVII Reunión de la Mowlac se realizó entre el 24 y el 26 de octubre en la ciudad de Mar del Plata (provincia de Buenos Aires). En dicha reunión, el representante del país fue el director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa, Luis Oporto Ordóñez.
Ordóñez informó que se postularon 27 documentos de varios de los países miembros, y por Bolivia fueron cinco, los cuales fueron registrados en su totalidad. 
Los archivos fueron valorados por ser originales, estar en buen grado de conservación y sobre todo por el valor histórico que no solo nutre la historia del país, sino que contribuye a la historia de la humanidad.
Entre ellos está ‘El Gazofilacio Real del Perú’, escrito por Gaspar de Escalona y Agüero, impreso en Madrid en 1647, un tratado financiero, jurídico y legal que da a conocer la administración por mayor y menor del Real Patrimonio de la provincia de Perú. “Su valor estético, estilístico y lingüístico es notable, pues está concebido para atender a los contadores y magistrados decanos que se movían mejor en la versión originaria del Derecho, es decir expresado en latín, y para los nuevos juristas y contadores que dominaban el castellano”, parte de la descripción del documento enviado por Bolivia al Mowlac, en el cual se explica en detalle su importancia.
Otro aporte al patrimonio documental es el registro sobre la ‘Visita de tierras de Gerónimo Luis de Cabrera y Juan Segura Dávalos de Ayala (1656-1662)’, documento que se halla resguardado en los fondos coloniales del Archivo de La Paz.
Los otros tres aportes, mencionados en notas anteriores, son el vocabulario de la lengua  chiquita; los documentos que prueban la actividad secreta del empresario minero Mauricio Hochschild, que precisamente se hallaron entre el montón de papeles recuperados por la Comibol, y por último el Diario de Campaña del Ejército Boliviano en la Guerra del Pacífico, un documento que esclarece parte de  la historia de la contienda bélica.