Historiador de EEUU expone la influencia del trotskismo boliviano

Gentileza Víctor Montoya
El líder sindical Isaac Camacho.

Jackeline Rojas Heredia

Hablar sobre ideas enraizadas en el país, conceptos que se creen inútiles y pasados o bien se mastican y colocan en ese punto medio que permite entender la realidad, comprender la historia y quizá visualizar un futuro posible no es una tarea fácil, menos cuando a diario lo que consume la atención es lo cotidiano y el escándalo que se transforma en entretenimiento. 

La obra de S. Sándor retrata a Bolivia desde aquellas ideas que movilizaron la creación de sindicatos, la revuelta popular y social, un país anhelante de justicia, desarrollo y de oportunidades para crecer sin estar bajo el yugo imperialista, desde la existencia de Tupac Amaru, el recorrido histórico hasta los años 40-50 de mayor auge para las ideas trotskistas, gestadas con fuerza en los centros mineros del país. 

Sándor basó su estudio en fuentes primarias (16 archivos, 9 extranjeros, 4 nacionales y 3 particulares; recopiló 55 entrevistas y testimonios de historia oral, de principales actores políticos y sindicales, muchos de los cuales ya fallecieron), revisó 8 boletines internos; 103 revistas y periódicos de Bolivia y otros países, y consultó una bibliografía especializada de 316 títulos de diversos autores. Su trabajo constituye una mirada provocativa y muy propositiva sobre la historia social de Bolivia.

¿Cuándo surge en usted el interés por estudiar y conocer Bolivia?

Cuando yo era estudiante de secundaria en Nueva York y estaba leyendo temas de historia, movimientos sociales en América Latina y otras partes, y leímos unos materiales sobre Bolivia. 

Siempre me interesó América Latina. De niño  fui a Cuba con mi padre. El viaje fue vetado, el Gobierno norteamericano dijo que no se podía llevar a un niño a un viaje tan peligroso, me quedé unos meses y me fascinó. No comencé a leer sobre Bolivia hasta la secundaria y sobre el movimiento minero y los trotskistas bolivianos. Aprendí que había un documento muy interesante que se llamó la Tesis de Pulacayo y luego cuando llegué a la universidad tuve la suerte de estar en una que tenía una biblioteca con muchos libros sobre América Latina con maestros que se especializaban  y había un buen número de libros sobre Bolivia de Guillermo Lora, Herbert Glenn y de otros. Decidí escribir para una clase de historia sobre el trotskismo boliviano fue en 1975-1976, entonces decidí que quería aprender más. 

Bolivia es uno de los tres países donde el trotskismo llegó a tener una verdadera influencia de masas a nivel nacional, en algunos otros países llegó a tener influencia en una ciudad, o en un sindicato, pero a nivel nacional no.

¿Cuáles son los tres países? Bolivia, Vietnam y Sri Lanka. ¿Cuál es el nexo, la relación el factor común entre esos países tan diferentes? 

Yo creo que hay dos elementos fundamentales: los partidos comunistas en los mencionados países se crearon muy tarde y fueron objeto de persecución, la lucha contra el imperialismo generó masacres terribles sobre todo en los centros mineros. (La explicación en este punto es mucho más extensa). 

¿Cuánta influencia histórica ha tenido el trotskismo en Bolivia y cuánto se proyectó esa influencia al mundo? 

Ha tenido influencia sobre todo en las ideas del movimiento obrero y el caso más famoso es la Tesis de Pulacayo, y fue un acontecimiento insólito porque un sindicato nacional, además el sindicato más importante de un país, en este caso, la Federación Minera, adoptara una tesis inspirada claramente por la revolución permanente de Trotsky. Toda la prensa boliviana destacó el hecho, no solo fue una noticia reportada, la cobertura fue enorme y los periódicos rosqueros decían: bueno los mineros se están radicalizando, hay que poner fin a esto, es terrible esto. 

Pero también en otros episodios importantes los distintos grupos trotskistas tuvieron una influencia fundamental en la lucha contra la dictadura de Barrientos, el gobierno de Torres y la resistencia popular y la lucha contra la dictadura de Banzer. También en los debates por la guerrilla del Che y en el campo de la cultura. A nivel internacional Bolivia siempre fue un referente, en Vietnan se hablaba de Bolivia, en Sri Lanka también.

¿En qué forma considera que su investigación, plasmada en un libro, beneficie a la población boliviana? Es decir,  ¿qué cree que la motive a leer?
 

(piensa y sonríe)

La historia es de todos, es un bien común que todo ser humano debe conocer y comprender. Ahí el beneficio. Yo rememoró en el libro a César Lora, quien fue un dirigente central en la construcción de los sindicatos clandestinos, Isaac Camacho, Leticia Fajardo, Fernando Bravo, otros líderes que trabajaron mucho en el área de las ideas y de la educación. Muchos trotskistas murieron por sus ideales, y yo espero que el libro muestre que no fue en vano.