SALUD: Coca-cola y Pepsi BUSCAN mejorar su imagen

Foto: Cambio
Latas de Coca-Cola y Pepsi.

 

(Luc Olinga - AFP).- Coca-Cola y Pepsi financian con millones de dólares a influyentes ONG y entidades de salud pública que luchan contra la obesidad para mejorar su imagen y convertirlas en aliadas contra los impuestos a las bebidas endulzantes, afirman académicos estadounidenses.

Los dos gigantes de las bebidas no alcohólicas hicieron de 2011 a 2015 generosas donaciones a 96 asociaciones estadounidenses que luchan contra epidemias de salud pública como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, adelantó el estudio realizado por Daniel Aaron y Michael Siegel, de la Universidad de Boston.

La mayoría de los recursos fueron para organizaciones no gubernamentales, pero también para entidades vinculadas al Gobierno federal, así como para el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Las donaciones se volvieron más importantes en los últimos años, con intensas campañas de sensibilización contra los riesgos que representa la obesidad y la necesidad de reducir el consumo de bebidas gaseosas.

Los científicos consideran que es un factor que favorece la obesidad y la diabetes. Coca-Cola reveló recientemente haber destinado desde 2010 más de 120 millones de dólares a financiar estudios científicos y a asociaciones de lucha contra la obesidad.

De acuerdo con Center for Responsive Politics, una organización independiente, PepsiCo ha destinado desde 2011 un promedio de 3 millones de dólares para cabildeo. 

Desviar la atención

Este cabildeo se inscribe en el marco de una estrategia de mercado dirigida a mejorar su imagen ante el público, señalaron los dos académicos.

“Es para decir ‘vean, nosotros publicamos las problemáticas de salud pública’ y al mismo tiempo desvían la atención del hecho de que sus productos contribuyen a la epidemia de la obesidad”, dijo Michael Siegel.

Cerca del 35% de los adultos estadounidenses son obesos y un 69%  tiene sobrepeso, de acuerdo con cifras oficiales de 2012. Los gastos de salud ligados a la obesidad corresponden a una quinta parte de las facturas totales de salud de Estados Unidos, según las misma fuentes.