La sabiduría manual de un artesano se proyecta en sus tejidos

Félix Chambi muestra una frazada en su improvisado taller.
Foto: Cambio

Lionel  Magne

Las manos de Félix Chambi Nina intervienen en todo el proceso, saben de memoria la técnica del tejido en telar y también cómo transmitir la memoria ancestral de su pueblo a través de dibujos plasmados en telares de lana de alpaca o de oveja. 

Chambi Nina, oriundo de la comunidad Yahuaroco, provincia Inquisivi del departamento de La Paz, es considerado uno de los mejores artesanos de la región y es un verdadero artista al momento de realizar tejidos y prendas que son admirados en la comunidad y la ciudad.

Su herramienta de trabajo es un telar manual que él construyó y en el que elabora tejidos y prendas con lana de oveja o alpaca, expresando a la vez sus sentimientos y vivencias mediante las figuras y dibujos que va formando. 

Cuando Félix era un muchacho, sus abuelos le enseñaron el arte de tejer. Recuerda que ellos usaban muy a menudo el telar para elaborar sus ropas, sus ponchos y las mantas con las que se cubrían para dormir. 

“Antes los ponchos, los pantalones, las polleras y hasta los sombreros eran elaborados con lana de oveja. Mis abuelos los hacían con sus propias manos”, cuenta el anciano mientras entrecruza los hilos para dar forma a una chompa.

Destacó el hecho de que él y varios contemporáneos suyos rescataron la herencia de sus antepasados a través del arte de operar el telar manual, así como los significados de los dibujos y figuras geométricas que adornan las creaciones y que “forman parte de nuestra historia, de nuestra tradición y cultura hace más de 500 años”. 

El conocimiento que este anciano de 78 años guarda en su memoria y en sus manos fue recuperada y revalorizada en la tercera versión de las ‘Olimpiadas del Saber del Adulto Mayor’, evento organizado por el Ministerio de Educación. 

A través de esta actividad se busca rescatar los saberes, conocimientos y experiencias de vida de adultos mayores, de 60 años en adelante, a través de la producción de textos y la narración oral de sus conocimientos acerca del tratamiento de enfermedades, alimentación, formas de producción, cuidado de la Madre Tierra, entre otros.

Trabajo de calidad
La elaboración de prendas y textiles en telar manual demanda buen tiempo, pero el producto que se obtiene es de óptima calidad. Félix explica que por ejemplo un poncho demanda el trabajo continuo de una semana.

El experto tejedor cuenta que las autoridades comunales son quienes más demandan este tipo de obras.

En el aparato milenario también elabora aguayos, ponchos, fajas y chullus, que son los más requeridos por su clientela.

Destaca que muchos de sus caseros lo buscan y pagan el costo de su obra, pues no solo realización es a mano, sino que la materia prima, ya sea lana de oveja o alpaca, también es elaborada a mano y teñida con colorantes naturales que se obtienen en la misma comunidad. 

Éstos son extraídos de plantas como la thola para pintar la lana de camélidos, mientras que la cochinilla y otras plantas nativas son ideales para darle color a la fibra de oveja. 

Instrumentos
Pese a que en la actualidad ya existen telares modernos, en los que se puede elaborar hasta cuatro ponchos en una semana, Félix prefiere su antiguo telar, que construyó con sus propias manos, de acuerdo con el diseño que heredó de sus abuelos.

El anciano explicó que existen telares de piso, llamados idagua, así como telares a pedal y otros más pequeños que son portátiles y se pueden colgar en cualquier superficie vertical para comenzar a tejer gorros o chalinas. 

Homenaje y reconocimiento
El viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, destacó que los adultos mayores son los maestros de la vida, a quienes se les debe devolver esa dignidad de la sabiduría, por lo que el Gobierno asumió como política rendirles homenaje por transmitir saberes y conocimientos a nuestros jóvenes bolivianos y así rescatar los saberes ancestrales.

---

Viceministro Aguirre: Los abuelos son sabios  

El viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, afirmó que en la mirada colonial la sociedad boliviana conoció y creía que hay una sola forma de aprender todos los saberes y conocimientos, a través de libros y solo en el aula, mediante medios audiovisuales. 
“Pero eso es absolutamente falso”, indicó, a tiempo de recordar que los conocimientos y los saberes se los aprende a través de la vida diaria, mediante la transmisión de enseñanzas y saberes por las generaciones pasadas. “Lo que hacemos es valorar, rescatar esos conocimientos que tienen los sabios de nuestras comunidades porque son testimonios de vida”, señaló.