Marcos Tabera vuelve con una propuesta inédita

Foto: Archivo
Marcos Tabera presentará su disco en el Cine Teatro 16 de Julio.

Marcos Tabera nació el 25 de abril de 1964, paceño chukuta picoverde, bolivarista a morir y siempre enamorado de la música, como él se describe.
Empezó con música de folklore latinoamericano en la década de los ochenta con un grupo vocal, luego de dos años se contactó con una agrupación que hacía música fusión (rock y música andina): Khonlaya. De esa manera se convierte en el primer cantante de esa banda. Más adelante Tabera siguió solo por su cuenta e incursionó en la realización de covers de bandas como Supertramp, Chicago, Air Suplay, entre otros, y migró hacia Nueva York en los Estados Unidos, donde reside ahora desde hace 27 años.

¿te desligaste de la música al irte del país? 
En toda esa etapa de mi vida que viví en Estados Unidos estuve envuelto con la música, ligado a Bolivia, por eso es que esta nueva propuesta El Inmortal va por ese camino: una escuela de rock pero siempre con raíces andinas.

¿De qué habla tu proyecto musical? 
El Inmortal es un disco de ocho canciones que van entre los cuatro y cuatro y medio minutos. Y una producción realizada entre Estados Unidos, nosotros y con Pro-audio en Bolivia. Es un recordatorio de nuestras vidas, especialmente de la gente que es un poco mayor de los 20 o 25 años.
El contexto del disco completo toca diferentes temas sociales, como el problema migratorio al llegar a la tierra prometida, los problemas que enfrentan y la visión que tienen una vez establecidos en Norteamérica, el genocidio de los indígenas norteamericanos, entre otras cosas.

¿Las canciones tienen un mensaje concreto? 
La canción El Inmortal es un canto de Charazani, que yo la hice en homenaje a mi padre, un profesor del colegio Don Bosco, condecorado con el Cóndor de los Andes, más de 60 años de trabajo; pero el tema habla acerca de la gente que deja en vida algo por los demás, como el caso de un Luis Espinal u otra gente que trascendió en la vida. También hay un blues andino que habla acerca del genocidio de los indígenas norteamericanos, tiene ese tipo de elementos, y creo que eso le va a gustar a la gente. “Lo importante es que el mensaje llegue a la gente”.

¿Tus composiciones tienen 
Ritmos bolivianos? 
La música que yo hago siempre le da su lugar preferencial a lo nuestro, por ejemplo a una sikureada que te hace volar, el canto de El Inmortal es poderoso y te lleva a lugares íntimos de tu espíritu, y eso es lo que se pretende realizar siempre en todos los trabajos.

¿Es un disco inédito? 
Es la primera vez que se lanzará el disco, gracias a la producción de Ricardo Zelaya y bajo la dirección de Óscar García, y se presentará hoy en el Cine Teatro 16 de Julio.
Y aparte de eso me reencontraré con mi exgrupo Khonlaya y compartiré con nuevos músicos, como los de Sobrevigencia. Entre los músicos que compartiré las tablas están David Portillo, Freddy Mendizábal y posiblemente estén Carlos Ponce y Jorge Komori  (fundador de Khonlaya).
La propuesta también será llevada a otros escenarios el próximo año en Cochabamba, Santa Cruz y de ahí llevarla a Nueva York. Tengo varias canciones que estamos trabajando con algunos músicos y serán sorpresas para esta noche.

¿Alguna experiencia
 Extraordinaria afuera? 
Una de las experiencias más hermosas que tuve fue en una feria en Estados Unidos tocando, y luego nos invitaron a una presentación de música indígena autóctona norteamericana. Cuando empezamos a tocar el blues Pies Descalzos, sin nunca haber escuchado la canción, se subieron al escenario como 30 músicos con todo tipo de instrumentos.