Calaminas de botellas pet: reciclaje con 20 años de garantía

Foto: Cambio
Desde la obtención de la plancha, el moldeado a calamina y el producto instalado.

Gabriela Ramos / Cambio

Después de consumir una gaseosa muchas personas botan el envase, conocido como botella pet, a la basura. Algunos los convierten en recipientes y macetas, otros los juntan y venden a recicladores, pero otros, como la empresa Polycam Ltda., ven en estos residuos la materia prima para elaborar calaminas plásticas.

Las botellas pet están hechas de un elemento denominado tereftalato de polietileno, que es un tipo de plástico utilizado mayormente en los envases de bebidas, en especial botellas de agua, y en textiles. Este elemento, tras ser utilizado suele ser botado a la basura, y pese a que es el menos perjudicial para el medioambiente, en contacto con la tierra, el agua o al aire libre, emana metales pesados y sustancias irritantes. 

Sin embargo, la empresa Polycam Ltda. aplicó un método para evitar que 10 a 20 toneladas de este elemento sean desechadas como basura y más bien sean reutilizadas para producir calaminas plásticas, industria que da empleo a diez personas, entre ellas tres mujeres. 
Marcelo Cangre Andrade, encargado de marketing y publicidad de la empresa, explicó que la cadena productiva para la elaboración de este novedoso material de construcción empieza con las personas que se dedican a recolectar las botellas pet en las calles y avenidas de El Alto, que llegan hasta la fábrica, ubicada en la zona El Kenko Convifag, para vender lo que es la materia prima. 

Cangre explicó que después de juntar el material la producción inicia con el triturado de las botellas pet, que se mezclan con botellas de policarbonato, también trituradas, e ingresan a un horno donde se derriten y se mezclan en una aleación de policarbonato y poliester, al que a su vez se le añaden algunos químicos y elementos para darles resistencia.

La pasta pasa a una máquina donde adquiere la forma de una plancha. Aquí los operarios hacen un primer control de calidad, separan las planchas que tienen defectos, y las que están en excelentes condiciones ingresan a las máquinas moldeadoras. 
Este instrumental somete las planchas de pet a altas temperaturas, lo suficiente como para hacerse maleables. Entonces le da la forma deseada, así como el tamaño: de 1,80, 2,15 y 3 metros. 

Polycam también incursionó en la producción de tejas de diseño español, de metro por metro de superficie, las cuales son pintadas al gusto del cliente, así como cumbreras. 

El encargado de marketing destacó que la fábrica lleva cuatro años implementando este sistema de producción, del cual afirmó que es totalmente amigable con el medioambiente, pues prácticamente no produce deshechos. 

“Acá en Polycam aprovechamos todo, incluso las calaminas que no pasaron el control de calidad, así como las mermas, absolutamente todo vuelve a ingresar a las ollas para convertirse en calaminas y tejas de pet”, señaló.

El representante legal de la empresa, Óscar Espejo, destacó la durabilidad de las calaminas que producen, pues afirma que tienen 20 años de duración, a diferencia de sus pares de fibra de vidrio. 

“Queremos hacer una revolución industrial con las calaminas de botellas pet, que las personas conozcan este producto y que lo adquieran, pensando que están haciendo un bien al medioambiente porque esta industria se basa completamente en el reciclado”, afirmó.
Espejo indicó que las botellas pet pueden trabajarse para producir otros elementos, como ser cuerdas de gran resistencia, aunque ahora la fábrica se está concentrando en hacer crecer el negocio de las calaminas pet.

La producción
Marcelo Cangre explicó que cada mes Polycam Ltda. saca un stock de ocho mil a diez mil hojas de calamina, además de 12 mil tejas y parecida cantidad de cumbreras. 

Todo el proceso de producción de la materia prima lleva entre 3 a 4 horas, desde que se trituran unos 400 kilos de pet, y que ingresan al horno. Esta cantidad se convierte en 70 a 80 calaminas, aunque a veces salen más unidades, dependiendo de que no haya planchas con fallas de producción.  

Cangre destacó que las calaminas ya son conocidas en varias zonas de La Paz y El Alto, y también dijo entregaron pedidos en departamentos como Santa Cruz, donde las buscan porque su color y estructura no dejan pasar fácilmente el calor. 
Empero, explicó que las botellas pet transparentes sirven para hacer calaminas que dejan pasar el calor y ayudan a concentrarlo, por lo que muchas personas en la zona Sur optaron por usarlas en sus construcciones.

Explicó que actualmente su producción es comercializada en una tienda distribuidora que tiene la empresa, ubicada a media cuadra de la plaza La Paz, en la zona 16 de Julio, además de varias ferreterías del cruce de Villa Adela y de Villa Fátima en La Paz.

---

Precios

  • El precio de las tejas de tipo español es de 40 bolivianos, y por 5 pesos más el cliente puede elegir el color de su preferencia para que sean pintadas. 
  • El metro lineal de las calaminas tiene un precio de 30 bolivianos. 
  • Polycam Ltda. está inscrita en Fundempresa. Sus administradores explicaron que buscan una certificación de industria amigable con el medioambiente. 
  • El color de la botella pet usada en la producción define el tono que tendrá cada calamina, por lo que no se añaden colorantes en el proceso de elaboración. 
  • Hay épocas en que Polycam requiere más operarios por la demanda.