El "Stand-Up" gana terreno en Bolivia

Foto: Gonzalo Jallasi
Javicho Soria, en una entrevista en el periódico Cambio.

Por: Diego Ponce de León Murillo

A mí siempre me ha gustado la comedia. Me gustaba mucho ver shows de comedia de HBO y comediantes de afuera, como Jerry Seinfeld, Chris Rock, entre otros. Yo me dedicaba mucho al teatro y viajé a Argentina para estudiar cine allá. Llegó un momento en el que vi a un paraguayo que hablaba de paraguayos en Argentina y me pareció interesante ese lugar desde el cual hablaba y tomé un curso de stand up por un año.
Planté una situación desde el punto de vista del boliviano en Argentina a partir del humor y con una intención de reírse de uno mismo. Ahí empezó una carrera de seis años como comediante, me presenté al menos unas cuatro veces por semana y viajé por casi toda la República Argentina, incluso a otros países como Colombia y Chile.
Varío las rutinas de humor porque no tienen los mismos códigos que se manejan en distintos países, así que trato de amoldar mi presentación al público que me viene a ver.
Aquí en Bolivia, el humor ácido aún no es aceptado, existe algo de resistencia, pero es algo que está cambiando y yo creo que poco a poco se logrará aceptar. Me di cuenta de que cuando cruzas la línea con el público se nota y es incómodo, pero lo bueno de esta manifestación artística es que puedes corregirla para la siguiente función y aprendes.
Creo que la base para el stand up es tener una particularidad, una cosa única. La originalidad es muy importante y a partir de ello se pueden explotar temas muy graciosos. Se tiene que tomar un tema y apropiarse de él. El ‘standapero’ se expone y a veces eso es peligroso por la aceptación del público. El stand up no es un género conocido en el país, de hecho tiene muy pocos años en la región, pero tiene un impulso grande que entra poco a poco.
En mis rutinas creo que enfatizo la idiosincrasia boliviana, tratar de tocar una llaga a través del humor, que el mensaje sea un poco incómodo para generar reflexión en la gente, mas no como la intención principal porque la finalidad es hacer reír al público.
Creo que no existen impedimentos para hacer de comediante ‘standapero’, las personas pueden desarrollar su propia identidad cómica. Ser auténtico es lo mejor dentro de escenario, lo demás es solo práctica.
Entre los alumnos que tuve, muchos demostraron un gran carisma para contar experiencias a través del humor y demostraron su talento en escenarios.
Javicho impartirá un taller de stand up en la Casa Grito (Torre II de Los Pinos, zona Sur) a partir del lunes 26 de septiembre.