Hoy vivirán la fiesta de la entrada de la mamita de Guadalupe

Foto: Secretaría de Cultura y Turismo de Chuquisaca
La efigie virgen de Guadalupe es venerada por los creyentes.

Por: Diego Ponce de León Murillo

La festividad de la Virgen de Guadalupe es uno de los eventos más importantes que se viven en Chuquisaca, tiene alrededor de 30 años y se realiza en conmemoración de la madre de todos los chuquisaqueños en dos jornadas entre hoy y mañana.
Muchos de los creyentes hicieron donaciones para la virgen que está resguardada en la Catedral Metropolitana de la capital y todos los años, el 8 de septiembre, se recuerda la fecha en que esta imagen fue encontrada; desde entonces y en devoción a aquello, varios danzarines se dan cita en Sucre para otorgarle un simbólico homenaje.
Este año, más de 100 fraternidades participarán en la entrada de la Ciudad Blanca en dos jornadas: el primer día está dirigido a las provincias y los colegios de la ciudad y el segundo día a toda la población, donde participa la Asociación de Conjuntos Folklóricos de Chuquisaca, que este año tiene 60 agrupaciones inscritas y el resto lo completan grupo de colegios y otras instituciones.
Es una de las entrada más grandes que congrega y genera economía para la ciudad de Sucre y es comparable con entradas folklóricas como la del Gran Poder, Urkupiña o Ch’utillos.
El 31 de agosto comienzan las actividades religiosas, que tienen que ver con el traslado de la imagen de la Virgen a distintas instituciones para mostrarla por varios lugares de la ciudad. La misa principal se realiza en la plaza 25 de Mayo, en las afueras de la Catedral y acude gran cantidad de gente.
Entre las novedades para la festividad está la conformación de la Secretaría Municipal de Turismo y Cultura, así la festividad de la Virgen se convierte en un producto cultural para compartirlo con el resto de Bolivia y el mundo.
Otra de las actividades que se lleva a cabo en Sucre es un festival cultural de 24 días de duración y que mueve, de gran manera, la actividad ciudadana en el diario vivir.
Una de las particularidades de esta entrada es que el consumo y expendio de bebidas alcohólicas están prohibidos, y de esa manera, el control de los funcionarios públicos hace que la fiesta sea muy serena y segura.
Agrupaciones como los zambos Z y Churuquella, son las fraternidades más antiguas que participan y demuestran su devoción en la entrada folklórica chuquisaqueña, según  datos históricos del municipio de la capital.