Crisis, el discurso del terror de la oposición

Foto: Archivo
El modelo económico permitió la creación de bonos como el Juancito Pinto.

 

(Cambio).- Desde Víctor Paz Estenssoro, pasando por Gonzalo Sánchez de Lozada, Jorge Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina y algunos de sus seguidores, la crisis fue el eje de sus discursos en una estrategia para tratar de conseguir el respaldo ciudadano haciendo creer que ellos tenían la fórmula de solución.

“Bolivia se nos muere”, dijo Víctor Paz Estenssoro en su discurso del 29 de agosto de 1985. Así, el recordado estadista dio su descarnado y veraz diagnóstico de la situación nacional antes de promulgar el Decreto 21060, que delineó una nueva era política económica que cerraba el ciclo del Estado que él mismo había contribuido a crear en 1952.

En esencia, con el decreto se buscó la estabilización monetaria y la derrota de la hiperinflación que, según el ministro de Planeamiento, Gonzalo Sánchez de Lozada, no era la principal tarea, sino la única a emprender a través del nefasto decreto cuya lógica fue el desmantelamiento del Estado con el argumento de que la administración era deficiente y corrupta.

A partir de ello, cada vez que el pueblo se levantaba por lograr mejores condiciones de vida era reprimido o caso contrario se le advertía que se venía la “hiperinflación”. De esa manera se frenó el ímpetu de los trabajadores, estudiantes y campesinos que rechazaban una política que lo único que hizo fue entregar las riquezas del Estado boliviano a las transnacionales, que se llevaron cuantiosas ganancias a costa de la explotación y miseria del pueblo.

En la actualidad, las posturas de los líderes de los partidos de oposición, Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, y Partido Demócrata Cristiano (PDC), Jorge Tuto Quiroga, no se diferencian cuando abordan el tema de la situación económica por la que atraviesa Bolivia.

Los discursos que en su mayoría esgrimen ambos líderes se enfocan a la situación crítica de la economía boliviana y la necesidad de aplicar planes destinados a frenar la crisis. En todos los casos las propuestas pasan por resolver la crisis boliviana con medidas como las que en su momento planteó Samuel Doria Medina, cuando el 22 de marzo de 2016 propuso aplicar “minidevaluaciones” para fortalecer la economía porque tendría un “terrible impacto” en la capacidad de ahorro de las familias bolivianas.

En tanto, Jorge Quiroga sostuvo en su momento que el gobierno de Evo Morales ocultaba cifras de la crisis que le toca vivir a raíz de la baja en la exportación de gas y materias primas. En todos los casos el discurso tiene el propósito de crear reacción en la población.