La waca en la ‘curva del diablo’, más allá del bien y el mal

Foto: Cambio
Creyentes llevan flores y velas a la waca de la autopista.

 

(Cambio).- “Qué de malo hay, señorita, yo me llevo velitas y viera qué bien se ha portado conmigo. Mi wawita tenía una rara enfermedad, todo su cuerpo parecía llagado, pero yo le he llevado pues velitas, flores, harto le he rezado y me la ha curado, por eso creo, yo creo”, así narró su experiencia Juana (nombre ficticio), una mujer de 38 años.

El relato hace referencia a la piedra que lleva impresa la imagen de un rostro y que se ubica en la tercera curva sobre la carretera que une las ciudades de La Paz y El Alto. El lugar es popularmente conocido como La Curva del Diablo. Hace unos días se generó cierta polémica porque se movió la piedra a otro lugar debido a los trabajos que la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) debe realizar, y con la intervención del municipio paceño que considera peligrosa la ubicación de la mencionada piedra. 

Jhonny Tola, viceministro de Interculturalidad, aclaró que no se trata de una imagen o piedra cualquiera, sino que es una waca, un sitio sagrado en el que mora energía y debe respetarse porque forma parte de las creencias de la cultura andina. Desde su Viceministerio, Tola ha intentado que, más allá de los mitos, exageraciones y cuentos que se han creado en relación a la deidad andina, se respete la fe de los pueblos ancestrales.

El jueves convocó a una reunión tanto a representantes de la Gobernación de La paz, del municipio paceño, de la asociación de kallawayas y de los viceministerios relacionados con el tema, como el Viceministerio de Medicina Tradicional y el de Descolonización, además al personal de la ABC. 

“Entre todos debemos hallar una solución común que pase por el respeto sin politizar el tema, que es más un asunto espiritual”, dijo. La autoridad dependiente del Ministerio de Culturas y Turismo recordó que la actual Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, en la primera parte, Bases Fundamentales, artículo 4, dice con claridad: “El Estado respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones. El Estado es independiente de la Religión”. 

Sobre esa base, el Viceministerio de Interculturalidad protegerá todas las wacas que existan en el país, a la vez que se dará a conocer a la población en general la importancia de respetar los sitios sagrados donde fluye la energía y que representan la fe de muchas personas. 
Los devotos de la imagen  continúan llevando ofrendas, velas y hasta música al lugar. Varias ceremonias familiares o grupales se realizaron en el sitió el 31 de agosto para despedir el mes de la tierra. Apolinar Ramos, un kallawaya o médico ancestral (oficio reconocido por la Unesco como patrimonio vivo de la humanidad), alertó que no debe jugarse con los sitios sagrados, que la energía de cada lugar debe ser respetada y que ese vaivén de trasladar o devolver la piedra podría desencadenar irregularidades climáticas.

El kallawaya Apolinar recordó que en la cultura andina se tiene a la Pachamama, la Madre Tierra, el Abuelo Fuego, el Agua, todos los elementos de la existencia tienen su propia energía y deben ser respetados.

Adelantó que si es necesario los kallawayas acudirán a la Unesco para exigir respeto a la energía, deidad, waca que mora en la famosa curva. 

El viceministro Tola aclaró enfáticamente que la waca a la cual relacionan con el Diablo “no es diabólico, ni satánico, el lugar pertenece a las culturas indígenas, aymaras. Como autoridades vamos a exigir el respeto a las creencias de los indígenas”, dijo. 

Explicó que en primera instancia la waca se trasladó al frente de la autopista, pero luego retornó a su lugar, “Le pedimos a la ABC que se mantenga ahí hasta encontrar una solución”, dijo la autoridad. 

Señaló que la solución debe darse a través del diálogo entre todos los actores y no se debe permitir el enfrentamiento entre cosmovisiones diferentes. “Hay personas que están queriendo politizar, buscan protagonismo. Nos vamos a reunir con amautas, kallawayas, con quienes ayuden a dar solución, con los verdaderos dirigentes”, expresó. 

Adelantó que se buscará enmallar el lugar donde está la waca, que recibe también la denominación de Waca Katari. 

Tola recordó que hace cientos de años otras culturas y, sobre todo, la religión traída por los españoles colonizadores, la católica, edificó sus iglesias sobre lugares sagrados para los pueblos ancestrales, es decir, sobre wacas. Mencionó que la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús fue edificada sobre el sitio donde se enterró el corazón de Tupac Katari.