La fiebre hemorrágica Crimea-Congo que asusta a España

Foto: rtve.es
La garrapata es la principal transmisora de la nueva enfermedad.

 

(RT).- La fiebre hemorrágica Crimea-Congo ya se cobró su primera víctima mortal en España: un hombre en Madrid. Además, la enfermera que le trató está ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos. En un país aún marcado por la experiencia reciente de un contagio de Ébola, las alarmas sociales y sanitarias no tardaron en reaccionar.

El virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) causa brotes graves de fiebre hemorrágica viral, y presenta una tasa de letalidad cercana al 40% de los casos. Su transmisión se produce principalmente a través de garrapatas. La transmisión secundaria, de persona a persona, puede producirse por contacto directo con el enfermo o con sus fluidos biológicos, o indirectamente por contagio a través de objetos contaminados. Aún no existe vacuna para su prevención. Se trata de una enfermedad endémica en África, los Balcanes, Oriente Medio y Asia, según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS). 

Los síntomas
Los síntomas más reconocibles son diversos: fiebre, dolor muscular, mareo, dolor y rigidez de cuello, lumbago, cefalea, irritación de los ojos y fotofobia. También es posible la aparición de vómitos, diarrea, dolor abdominal y de garganta, cambios bruscos de humor y confusión. Al cabo de dos a cuatro días, la agitación inicial puede dar paso a somnolencia, depresión y debilidad, y puede aparecer dolor abdominal en el cuadrante superior derecho, con hepatomegalia detectable.

Otros signos clínicos posibles son taquicardia, adenopatías (inflamación de los ganglios linfáticos) y erupción por hemorragia cutánea en mucosas internas (boca, garganta y piel). Normalmente, hay signos de hepatitis, y los pacientes muy graves pueden sufrir un rápido deterioro renal, o insuficiencia hepática o pulmonar repentina después del quinto día de enfermedad. En los casos que no se recuperan, la muerte sobreviene durante la segunda semana y, entre quienes la superan, la mejoría comienza al noveno o décimo día.

¿Cómo llegó a España?
El aumento de los viajes internacionales se convirtió en un riesgo cotidiano del contagio de enfermedades que hace algunas décadas resultaban impensables. Existe además el riesgo de importar los animales infectados, particularmente mosquitos y roedores.

Comentarios

.