Rousseff: El programa de gobierno de Temer no tiene ningún apoyo eN las urnas

Foto: AFP
Brasileros salieron a las calles para mostrar su apoyo a Dilma Rousseff y rechazo al actual presidente de ese país, Michel Temer.

 

(Cambio).- Dilma Rousseff volvió a pronunciarse ante sus partidarios tras la decisión histórica del Senado brasileño que aprobó el impeachment contra la mandataria.

”Nosotros estamos bajo un golpe parlamentario en Brasil, a los que dieron el golpe no les gusta esa palabra, no quieren que quede claro este proceso. Ejercieron una especie de chantaje, y si no aceptaba este proceso, amenazaron con seguir con las acusaciones”, dijo Rousseff en una rueda de prensa con medios internacionales celebrada ayer.

Además, cuestionó la actual situación de Brasil: “Si uno sufre un juicio político sin crimen de responsabilidad y también me inhabilitan políticamente por ocho años, cabe preguntarse, ¿qué sucede en nuestro país?”.

Declaró que fue condenada a la “pena de muerte política”, la cual es la mayor condena que puede recibir cualquier brasileño en una democracia. “La democracia fue juzgada junto conmigo, pero confío en que la población brasileña tendrá mucha conciencia en los próximos años”, aseguró la exmandataria, quien fue destituida por el Senado en el marco de un juicio político y el cargo pasó a manos del que era su vicepresidente, Michel Temer.

Gobierno ilegítimo
Por otro lado, Rousseff mencionó que si el actual presidente, Temer, no cumple con el programa de gobierno prometido por ella durante la campaña electoral de 2014, será un gobierno “ilegítimo”.

“Empezaron a aplicar (antes de la destitución) un programa de gobierno que no tiene absolutamente ningún apoyo de las urnas. Este no fue el programa de gobierno que me llevó al poder junto al Vicepresidente. Si se le da el derecho al Vicepresidente para asumir la Presidencia, también debe cumplir con el programa que me dio el mandato en las urnas, de lo contrario será ilegítimo”, dijo.

Asimismo, señaló que por el momento no tiene ningún proyecto político electoral para el futuro, pero que sí tiene “un proyecto político en el que se opondrá al gobierno (de Temer), independientemente de donde se encuentre”.

Nuevos recursos 
También anunció que prepara dos nuevos recursos contra ese proceso que serán presentados la semana próxima en el Tribunal Supremo.

“Lo que caracteriza a todo este proceso es su inmensa fragilidad jurídica y su impacto político”, dijo Rousseff junto a su abogado, José Eduardo Cardozo, en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

Cardozo precisó que los dos nuevos recursos estarán centrados en que, según su opinión, “no se respetó el derecho al debido proceso” en el Senado, que actuó como tribunal, y en lo que calificó de “ausencia de justa causa”.

En el primer caso, citó como ejemplo de violaciones al derecho del debido proceso el hecho de que “varios senadores declararon su intención de condenar incluso antes de la fase de producción de pruebas”, lo cual “viola todas las normas jurídicas”.

Sobre las supuestas irregularidades fiscales que justificaron la acusación y la posterior condena, Cardozo insistió en que “son solo un pretexto” y no constituyen los “presupuestos jurídicos” que la Constitución y las leyes contemplan para destituir a un mandatario.

Los recursos que presentará la defensa de Rousseff se sumarán a una apelación entregada la víspera al Tribunal Supremo.

Esa apelación exige la anulación de la votación que condenó a Rousseff, al menos hasta que la propia Corte Suprema se pronuncie sobre los principios legales en que se apoyó la condena.

Según la defensa, los cargos formulados contra Rousseff estaban basados en dos artículos de una ley en vigor desde 1950, en la que se definen los “delitos de responsabilidad” que pueden llevar a la destitución de un mandatario.
Países que apoyan a Temer.

Argentina, Paraguay y EEUU son los países que avalaron el golpe parlamentario que se concretó en Brasil. Colombia, aunque expresó seguir trabajando con el Gobierno ilegítimo brasileño, manifestó su aprecio por Rousseff.

Con la excusa del respeto institucional, Argentina y Paraguay se suman a la lista de los países que reconocen el gobierno ilegítimo del presidente interino de Brasil, Michel Temer. Estados Unidos fue el primero en pronunciarse.

No obstante, esta posición del Gobierno argentino no es una sorpresa, teniendo en cuenta que Mauricio Macri fue el primer presidente en recibir al canciller de Temer, José Serra, además, cuando viajó a los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro, Macri fue recibido por Temer en el Palacio Itamaraty.

Uruguay 
La mesa política nacional de la coalición de izquierdas gobernante en Uruguay, el Frente Amplio (FA), calificó hoy de “ilegítimo” el gobierno encabezado por Michel Temer tras la destitución de la expresidenta brasileña.

Pese a que Temer ejercía como presidente de manera interina desde que se inició el juicio político, el mandatario asumió oficialmente el cargo tras la destitución.

Asimismo, la coalición de izquierdas tildó de “golpe de Estado parlamentario” el proceso para la salida de Rousseff.
Carta al papa Francisco

El expresidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva se dirigió al papa Francisco para ponerlo al tanto de la “gravísima situación política e institucional” que vive su país.

En una carta fechada el 30 de agosto, Lula explica cómo las fuerzas políticas conservadoras derrotadas en cuatro elecciones presidenciales sucesivas actúan al margen de la ley para impedir la continuidad y el avance del proyecto de desarrollo e inclusión social liderado por el Partido de los Trabajadores (PT).

“Quieren a todo costo comandar el Estado para apoderarse del patrimonio nacional, como ya empieza a suceder con las riquezas petrolíferas en aguas profundas, así como desarmar la red de protección a los trabajadores y a los pobres que fue ampliada y consolidada en los últimos 13 años”, señala la misiva.