La evolución saca al demonio de Tasmania de la extinción

Foto: Archivo
Un demonio de Tasmania.

 

(Cambio).- Un estudio reveló que los demonios de Tasmania desarrollaron una mayor resistencia al cáncer facial que diezmó su población desde de la década de 1990. 

El estudio fue realizado por un equipo de biólogos encabezado por el genetista evolutivo Andrew Storfer, de la Universidad Estatal de Washington.

Los investigadores examinaron muestras de tejidos faciales de un grupo de 294 animales procedentes de tres lugares de la isla de Tasmania y analizaron su composición genética. 

Los científicos detectaron que se producieron cambios genéticos que ayudan a la creciente resistencia de los demonios de Tasmania a la enfermedad. 

El ADN de esta singular especie mutó antes y después de la irrupción de este tipo de cáncer. Gracias a ello, según el estudio, los animales acabaron produciendo una respuesta inmune hacia los tumores, algo que implica que los demonios de Tasmania evolucionan de una forma muy rápida hacia una fuerte resistencia a este tipo de cáncer.

“Hemos observado una rápida evolución como consecuencia de la aparición de la enfermedad. Varios análisis estadísticos muestran que existieron aumentos impresionantes en la frecuencia de ciertas variantes genéticas”, detalló Storfer.

Además, el investigador añadió que el mamífero está experimentando una transformación muy rápida, de entre cuatro y seis generaciones, para resistir a la enfermedad letal. Lo que para los investigadores es aún más sorprendente, es que el animal haya sido capaz de experimentar una evolución tan rápida a pesar de la escasa diversidad genética que se da entre la especie.