El cine boliviano: de la A a la Z

Claudio Sánchez (*)

Dale Martín: dirigido por Guillermo Aguirre y producido por el Grupo La Escalera. Este cortometraje logró en 1980 el Primer Premio en el Concurso Llama de Plata. Esta es la historia de un niño que sueña con ser corredor, pero los efectos de la desnutrición lo detienen.
El Día que murió el silencio, largometraje dirigido por Paolo Agazzi en 1998, contó en su reparto con el actor argentino Darío Grandinetti. Luego del terremoto de Aiquile y Totora se ha convertido en un documento histórico de lo que fue aquella población del valle cochabambino.
Un día Paulino: cortometraje de 1962 dirigido por Jorge Sanjinés con guión de Óscar Soria, producción realizada por encargo del gobierno nacional, donde se procuraba explicar el Plan Decenal, proyectando así la continuidad de la Revolución Nacional en una década más. 
Donde nació un imperio: dirigido por Jorge Ruiz, este cortometraje de 1949 contó con la participación de Augusto Roca y Alberto Perin. Fue producido por Bolivia Films y es considerada una de las primeras películas bolivianas a color.
Raúl Durán Crespo, productor de la película silente Hacia la gloria (1932), quien junto con Mario Camacho y José Jiménez creó la Empresa Cinematográfica Bolivia. Junto con Camacho compraron parte del Laboratorio que había utilizado José María Velasco Maidana para la realización de Wara Wara (1929) y así desarrollar este nuevo emprendimiento fílmico. La película fue premonitoria en el devenir histórico, su argumento tenía como protagonista a un piloto de la aviación durante la guerra, meses después de su estreno en La Paz, Bolivia y Paraguay ingresaban a combatir en una de las más absurdas y sangrientas contiendas bélicas que enfrentó a los dos países más pobres de la región. Durán, como productor, se enfrentó a este hecho histórico, pero también al final del cine silente y la llegada del sonido.

(*) Crítico de cine