“En enero de 2017 se consolida el primer gobierno indígena originario campesino”

Cambio
Hugo José Siles Núñez del Prado, ministro de Autonomías.

“Bolivia no tiene que copiar modelos de otros países, nosotros hemos construido nuestro propio modelo y la forma de Estado unitario que conserva la unidad y la integración del país, y ha sellado y ha resuelto una forma muy interesante de distribuir competencias”.

El 20 de noviembre se dará un nuevo paso con el fin de consolidar la autonomía; 15 entidades territoriales autónomas llevarán a referendo sus cartas orgánicas, estatutos indígenas y regionales. El ministro de Autonomías, Hugo Siles, está expectante de este proceso, pero enfatiza más al comentar que en cuestión de meses Charagua consolidará su autogobierno indígena, el primero en el país y a escala mundial. De todo ese proceso habló Siles con Democracia Directa.
¿Cuál el balance que tiene sobre el avance del proceso autonómico?
Destacar que en solo seis años de vigencia de la Ley Marco de Autonomías, el país ha cambiado, principalmente, en la descentralización y autonomías, en la vigencia de competencias por la separación de poderes. La contabilización de leyes subnacionales es una configuración de las normas básicas institucionales, llámese estatutos, cartas orgánicas, por lo que en tan solo seis años tenemos alrededor de 200 cartas orgánicas y estatutos que están en procesos en el Tribunal Constitucional Plurinacional; otros que están en vigencia o aplicación, mientras que otros irán a referendo el 20 de noviembre y el próximo año.
Están las más de tres mil leyes subnacionales promulgadas en las entidades territoriales autónomas. Se ha hecho uso de vigencia de competencias en los niveles de autonomía, tanto departamental como municipal, y también se inició un proceso de configuración de las autonomías indígenas.
¿Qué aspectos destaca de ese transitar?
Lo que debemos destacar es que el Estado ya no se concentra en el nivel central, hoy son las gobernaciones, municipios y las autonomías indígenas originarias campesinas.
El Estado ha trascendido el papel de su figura concentradora y monopólica de poder hacia la descentralización y autonomías en los niveles subnacionales; se basa también en la profundización de la democracia. Las autoridades subnacionales se eligen por separado (listas separadas), se ha generado una forma de poder subnacional que hoy se traduce en las asambleas legislativas departamentales o concejos municipales; antes se concentraban las leyes, la administración del poder y hoy el Estado visibiliza niveles de autogobierno, autonomías, tiene ahora un proceso de autonomías indígenas originarias campesinas en marcha que se constituye en el pilar fundamental de la plurinacionalidad. Hoy los concejos municipales, la Asamblea Legislativa Departamental y en un plazo breve las autonomías indígenas originarias campesinas tienen la capacidad legislativa de producir leyes subnacionales, se trata de una administración más cercana, más directa del Estado hacia el ciudadano.
El proceso autonómico se ha empoderado poco a poco, se ha generado una mayor conciencia, utilidad de la trascendencia y en tan solo seis años, versus 200 años de procesos europeos.
¿Cómo será el referendo del 20 de noviembre?
El 20 de noviembre tendremos referendos de consulta en 15 entidades territoriales autónomas, cinco municipios en Santa Cruz, tres en Cochabamba, uno en La Paz y otro en Chuquisaca, además de las autonomías indígenas originarias campesinas Uru Chipaya (Oruro), Raqaypampa (Cochabamba), Gutiérrez (Santa Cruz) y Mojocoya (Chuquisaca), también viene la autonomía regional de El Chaco (Tarija). Para ir al referendo de consulta quedaron habilitadas 30 unidades territoriales autónomas que ya tienen su control constitucional a la pregunta de sus cartas orgánicas respectivas y no pudieron completar para este año por algunas razones, ya sea por recursos no presupuestados, la decisión de sus autoridades de priorizar otros temas, la sequía, por ejemplo; por ello hay otros 30 procesos que están listos y aparte de esos 30 procesos hay 164 procesos de cartas orgánicas y estatutos que están en revisión en el Tribunal Constitucional Plurinacional, además de cinco departamentos como La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí y Chuquisaca, que iniciarán, en lo que va del año, el proceso de decisión metodológica para retomar los procesos de constitución de los estatutos autonómicos departamentales (éstos fueron rechazados en la consulta del 20 de septiembre de 2015).
¿Qué opinión le merece las autonomías de Charagua, Santa Cruz, que va a consolidar su autogobierno, y Raqaypampa, que busca su autonomía vía TIOC?
La experiencia de Charagua es extraordinaria en términos de construcción del proceso autonómico indígena originario campesino porque desde el año 2009 hay toda una construcción de los propios indígenas originarios, quienes prepararon el camino de las autonomías en Charagua y elaboraron su estatuto y lo socializaron. Charagua ya está en proceso de construcción de las instituciones, hoy es una realidad la conversión de gobiernos municipales a indígenas originarios campesinos, y tiene fecha para la posesión de sus autoridades, será el 8 de enero de 2017, y así se consolida el primer gobierno indígena originario campesino de la autonomía indígena originario campesina Charagua Iyambae.
En el caso de Raqaypampa lo trascendental es que se trata de la primera experiencia, así como Charagua, de municipio en conversión a la autonomía indígena originaria campesina de Bolivia, América Latina y el mundo, Raqaypampa también será la primera experiencia de autonomía originaria campesina vía territorio indígena originario campesino con su estatuto. Esta experiencia la construyen desde 2009, fue, no obstante, en un proceso largo, una larga marcha para que llegue a esta instancia de referendo, cuya consulta será histórica.
Tanto representantes de Charagua como Raqaypampa estuvieron presentes en el Foro Permanente sobre Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas (mayo 2016) como invitados, y junto con el Ministerio de Autonomías explicamos la experiencia de la autonomía indígena originario campesina, que se desarrolla en el Estado Plurinacional de Bolivia, principalmente procesos de Raqaypampa, Gutiérrez, Charagua, Mojocoya, Huacaya y Uru Chipaya.
¿Qué falta para consolidar definitivamente el proceso autonómico en Bolivia?
Tiempo solamente, el tiempo transcurre en nuestro país con un buen perfil, y desempeño de puesta en vigencia, de competencias, de responsabilidad. La descentralización va, de a poco encuentra en los niveles subnacionales del Estado una presencia, mayor capacidad de administración, eficiente y eficaz del estado de los territorios. Por lo tanto, hay, en este poco tiempo, procesos consolidados, poco a poco de forma gradual se está asistiendo a un nuevo Estado tal como lo manda la Constitución, por eso vamos en un ritmo bastante interesante de transformación del Estado, por lo tanto le falta tiempo para que la población acompañe los procesos con mayor conciencia, con mayor responsabilidad, que las autoridades subnacionales asuman el cambio de chip para salir del esquema dependientes de los recursos que el nivel central distribuye por ley hacia mayores esfuerzos propios de gestión propia para poner en vigencia competencias que generen recursos alternativos y las autoridades subnacionales asuman con mayor compromiso este proceso de transformación del Estado, que miren como una herramienta para la descentralización. Las autonomías son herramientas para bajar los índices de pobreza extrema, para poder alcanzar nuestra Agenda Patriótica 2025.
¿Los límites entre las regiones es uno de los temas que no deja avanzar el proceso autonómico?
No, porque el proceso autonómico tiene varias dimensiones y uno de esos temas se refiere a los límites entre departamentos, municipios y regiones, y el último tema es que lo hemos puesto en una perspectiva de gestión muy avanzada. Desde enero hemos delimitado más de 1.700 kilómetros de límites interdepartamentales, en la actualidad acompañamos 30 procesos de límites intradepartamentales que son de competencia exclusiva de las gobernaciones de nivel intermedio. El Ministerio de Autonomías a nivel central también participa en carácter de mediación de conciliación. Es un tema que avanza bastante bien porque se encontró una forma apropiada de resolución de conflictos. La Ley 339 de Delimitación de Unidades Territoriales y su reglamento, el Decreto Supremo 1560, nos ha permitido hacer las delimitaciones respectivas.
En el pasado, las delimitaciones o los límites no tomaron en cuenta la existencia de pueblos originarios, ahora, por mandato de la Constitución y las leyes, poco a poco hemos ido corrigiendo esas ausencias que lamentablemente se cometieron durante siglos.
¿Cómo se va a consolidar el pacto fiscal sin que la totalidad de los municipios y departamentos cuenten con su estatuto?
El debate y diálogo sobre el pacto fiscal avanzará en las etapas programadas de acuerdo con la metodología presentada en el Consejo Nacional de Autonomías. En el avance de la discusión seguramente irán consolidándose los procesos de perfeccionamiento de las autonomías con la puesta en vigencia de cartas orgánicas de estatutos a la brevedad posible. Todas estas entidades autónomas podrán aproximarse a la vigencia de las normas básicas institucionales de sus estatutos, de sus cartas orgánicas, pero el debate y el diálogo transcurrirán en paralelo. A futuro, cuando alcancemos un acuerdo en el pacto fiscal integral productivo, con todos los márgenes de consenso de responsabilidad, ese gran acuerdo pasará a la Asamblea Legislativa Plurinacional y será en ese ámbito donde tendremos que ver cómo blindamos o cómo logramos un acuerdo de pacto fiscal, traducido en ley con la referencia de los estatutos y cartas orgánicas respectivas. Eso en su momento tendremos que analizarlo, pero lo importante es que el debate y diálogo, la concertación debe avanzar en el tiempo, debemos encontrarlo con un mayor número de municipios de gobernaciones de autonomías indígenas originaria campesinas que consolidarán y perfeccionen estos procesos autonómicos con la puesta en vigencia de las normas básicas.
¿Las autonomías son el camino o ruta a un sistema federal o está descartada esta posibilidad, que de considerarse obligaría a una modificación de la Constitución?
No. Bolivia tiene forma de Estado unitario, pero ha incorporado la descentralización y autonomías incluso con un fin de desempeño, en muchos casos eficiente y con mayor alcance; otro mayor ordenamiento que formas de estados federales. 
Pusimos en vigencia este modelo de autonomías adaptado a nuestros propias realidades y necesidades; no tenemos que estar copiando otros modelos y lo valioso es que se hizo en Bolivia. El Estado de la descentralización y autonomías es también consecuencia de un proceso de una lucha social de cambios que en el país se advirtió desde décadas pasadas y fue precisamente nuestro gobierno, liderado por el presidente Evo Morales, que condujo a este modelo de autonomías y descentralización que Bolivia exhibe y se adapta a nuestra realidad, a las regiones e historia.
Bolivia no tiene que ir copiando de otros países otros modelos, nosotros hemos construido nuestro propio modelo y la forma de Estado unitario que conserva la unidad, la integración del país ha sellado y ha resuelto una forma muy interesante de distribuir competencias, poder, de profundizar la democracia, de generar y transferir recursos. El solo hecho de haber recuperado los recursos a través de la nacionalización y darle dignidad y soberanía a nuestro país, eso se traduce en lo subnacional, la fortaleza, el blindaje económico necesario para financiar el desarrollo subnacional. Bolivia tiene mejor perfil que incluso muchos países de forma de Estado federal. 
Hemos podido construir un modelo muy propio de nuestra realidad e historia y no tendríamos que estar trascendiendo o aproximarnos a otros modelos que no condicen con nuestra realidad. Ese es el gran triunfo que logramos.